29 de septiembre de 2015 17:02 PM
Imprimir

Uruguay : MGAP mantiene la prohibición de concentrar equinos a 50 kilómetros de frontera con Brasil

La Dirección General de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería (MGAP) reiteró la suspensión hasta nuevo aviso de todo tipo de concentración de animales de la especie equina, en un radio de 50 kilómetros de la frontera con la República Federativa de Brasil.   Las autoridades sanitarias brasileñas descubrieron nuevos casos de muermo en […]

La Dirección General de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería (MGAP) reiteró la suspensión hasta nuevo aviso de todo tipo de concentración de animales de la especie equina, en un radio de 50 kilómetros de la frontera con la República Federativa de Brasil.

 

Las autoridades sanitarias brasileñas descubrieron nuevos casos de muermo en Rio Grande do Sul, principalmente en las ciudades de Alegrete y Uruguayana, muy próximas a la zona fronteriza, por lo que se mantienen los controles rutinarios en la frontera. A pesar de que para Uruguay el muermo es una enfermedad exótica, genera importantes restricciones para el comercio internacional de equinos y sus subproductos.
El tránsito de equinos está suspendido con cualquier destino desde un radio de 50 kilómetros de la frontera y solo podrán moverse equinos con la autorización del servicio ganadero zonal o local de los departamentos limítrofes con Brasil, previa inspección clínica de cada animal y con prueba negativa a muermo. Si se constatan animales positivos, se enviarán a sacrificio sanitario y enterramiento in situ, con control del servicio sanitario oficial.

 

El comunicado emitido por el MGAP señala que todos los equinos que entren a Uruguay con cualquier destino provenientes de Brasil deberán venir acompañados de la certificación sanitaria exigida por el Mercosur y cumplir una cuarentena en establecimiento cuarentenario habilitado por el servicio oficial, donde se le extraerá una muestra para el análisis de muermo. Esa muestra será enviada al laboratorio del Senasa (Argentina) o al laboratorio habilitado por el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil. En caso de que el animal sea positivo a la enfermedad, los animales serán sacrificados en un plazo de diez días posteriores a la notificación del resultado, salvo que se acuerde el retorno a origen con las garantías sanitarias suficientes para minimizar el riesgo de difusión de la enfermedad.

Fuente: El Telegrafo

Publicidad