30 de septiembre de 2015 11:09 AM
Imprimir

Por qué aumentó la oferta de arándanos en las verdulerías de Buenos Aires

La Argentina compite ante todo con Chile en la exportación de arándanos

Los arándanos no siempre dijeron presente en territorio argentino. Hace algunos años, era muy difícil encontrarlos para el consumo diario, pero en la actualidad las cajitas de 125 gramos se ven cada vez más entre los cajones de las verdulerías de cada barrio de Buenos Aires. La respuesta a lo que sucede en la ciudad se encuentra en el campo.

De 400 a 4.500 hectáreas, la producción se multiplicó por 10 entre 2001 y 2008, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Las provincias de Tucumán, Corrientes y Buenos Aires son líderes, y casi todo lo que se produce se exporta. “El 60% va a los Estados Unidos, que es uno de los principales consumidores de arándanos en el mundo”, aseguró Iván Ordóñez, coautor del libro Campo. El sueño de una Argentina verde y competitiva. Europa continental y Reino Unido son los segundos destinos de exportación para el país.

En diálogo con Infobae, el economista de I+E Consultores especificó que el país debe aprovechar dos momentos en el año para entrar al mercado norteamericano “con buen margen de negocio”: abril y octubre. ¿Por qué esos meses son tan importantes? “Mientras que en abril se termina la cosecha chilena, en octubre finaliza la norteamericana, y el precio puede ser hasta un 42% superior al promedio anual”, explicó Ordóñez. Hace dos años, se llegó a pagar 45 dólares por la docena de cajas de 125 gramos de arándanos en la plaza norteamericana. La ley de oferta y demanda fija un precio muy alto en esos períodos.

La Argentina compite ante todo con Chile en la exportación de arándanos dentro de la región, que es líder en el sector por varios motivos: posee tratados de libre comercio, una estructura logística y una tradición exportadora en el sector frutícola. Para Ordoñez, “llegaron primero y se hicieron más grandes”. De acuerdo al Comité Chileno de Arándanos, el país vecino exportó 74.799 toneladas en la temporada 2013/14, contra las 19.000 toneladas de la Argentina.

Marcha atrás

Como el timing es esencial, el área sembrada de arándanos sufrió y cayó desde las 4.500 hectáreas en 2008 a las 2.700 en la actualidad. “Más de la mitad del recorte se produjo en la provincia de Buenos Aires, que no puede llegar con el producto a EEUU en los picos de abril y octubre, por lo que pierde un buen margen del negocio”, agregó.

El costo del flete incide en la exportación. El 94% de los arándanos argentinos que se venden al mundo viajan en avión, porque debe pasar un corto período de tiempo entre que se cosecha y llega a la góndola de los supermercados norteamericanos. Cuando el precio internacional cae entre junio y septiembre es muy difícil afrontar el costo de la exportación, y los arándanos se vuelcan al mercado interno, donde el consumo es casi insignificante. “No hay cultura de consumo de arándanos en el país”, dijo el consultor.

Con estas dificultades en puerta, el país busca nuevos destinos para la exportación de este fruto. El Gobierno chino acordó con el Ministerio de Agricultura enviar una misión técnica a fines de noviembre para inspeccionar la cadena de la carne vacuna, y según información oficial, en la inspección también se incluirá a los arándanos

Fuente: infobae

Publicidad