1 de octubre de 2015 11:46 AM
Imprimir

La tecnología modifica la estructura del agro en EE.UU.

Con eje en la agricultura de precisión, se viene la mayor transformación de la historia en la agroindustria de Estados Unidos.

El cambio tecnológico es inseparable en el capitalismo de la transformación organizativa. La productividad del agro norteamericano ha aumentado 50% desde 1980 y se ha incrementado 280% a partir de 1948 (más 1,59% anual). Para responder a la expansión de la demanda mundial en los próximos 35 años –se duplica- se ve obligado a multiplicar por dos el incremento de la productividad de todos los factores (3% por año o más).

En este período (1948-2008), el área labrada se redujo de 54% a 51% del total, y el espacio sembrado se limitó a 44%, mientras que cayó 78% la fuerza de trabajo.

 

El aumento de la productividad ha transformado la estructura empresaria. Por eso 10% de las empresas agrícolas generan 80% de la producción; y ésta crecientemente se vende a través de contratos de largo plazo que revelan la incorporación de los farmers a las cadenas globales de producción.

 

En forma correlativa, las cosechas que se colocan en los mercados spot (con entrega inmediata) son cada vez menores (la proporción mercados spot/contratos de largo plazo es hoy 55%/45% y se invertirá en los próximos 10 años).

 

El auge de la productividad agrícola en EE.UU. es inseparable de la especialización creciente de la producción. Así, 35% de los farmers producían primordialmente maíz en 1982, y eran 23% en 2008. Pero este número reducido producía 30% más. La proporción en la soja era 20% en 1982 y 18% tres décadas después, con un auge de la producción de 40%. En el trigo, la secuencia era 22%/11%/ y más 35%.

 

La especialización está vinculada al tamaño de la unidad productiva y al tipo de producción. En las unidades de menor tamaño (ventas por U$S 100.000 anuales), el 60% tiene una producción diversificada (3 productos o más), con una notable reducción del sector lácteo, que han disminuido el número de farmers en 30% en las últimas 3 décadas.

 

La actividad agrícola estadounidense es crecientemente capital-intensiva, y es mayor el costo de la producción. En tanto, una parte creciente de la superficie labrada se orienta a actividades no agrícolas (residencias de retiro, turismo de nuevo tipo, etc.); con un costo cada vez mayor de oportunidad en relación a los desarrollos urbanísticos.

 

De ahí que el promedio de edad de los farmers tienda a aumentar (56 años de edad hoy), en tanto que el nivel de calificación en las actividades de mayor tamaño y especialización es cada vez más elevado (terciario, posgrado). La tendencia es nítida, y lleva a una creciente irrelevancia de los farmers de menor tamaño y productividad, con una reducción creciente de la empresa familiar en el mediano/largo plazo.

 

EE.UU. ha sido la cabeza de la producción agrícola en los últimos 150 años; y ahora experimenta una nueva revolución tecnológica (la “nube” o cloud computing), bajo la forma de “agricultura de precisión”. El resultado es la completa reestructuración de la actividad agrícola, al convertir todo lo binario en digital, y desaparecer los conceptos de promedio y escala.

 

Frente a esto, el pasado es insuficiente para avizorar el futuro. Se avecina la mayor transformación de la producción agrícola estadounidense de la historia

Fuente: Clarin

Publicidad