8 de octubre de 2015 13:42 PM
Imprimir

Monsanto anunció despidos y cierra su negocio de caña de azúcar en Brasil

La compañía espera ahorros anuales de entre u$s 275 y u$s 300 millones hasta fines del año fiscal de 2017. La caída de los precios de las materias primas que golpean sus resultados

Monsanto, una de las mayores compañías de semillas y agroquímicos del mundo, anunció ayer que recortará 2600 empleos ?lo que representa un 12% de su plantel? y cerrará sus operaciones de caña de azúcar en Brasil, como parte de sus esfuerzos por reducir costos ante la caída de los precios de las materias primas que golpean sus resultados. Los despidos se darán en los próximos 18 a 24 meses, pero la empresa no dio detalles sobre las regiones o funciones afectadas.

El presidente de Monsanto en Brasil, Rodrigo Santos, dijo que ahora la compañía se enfocará en su negocio de protección de cultivos y semillas en el país, en el que invertirá unos u$s 150 millones este año. Los negocios de caña de azúcar de la empresa operan en Brasil bajo la marca CanaVialis.

Monsanto explicó que la reestructuración implicará priorizar algunas divisiones comerciales y de desarrollo de investigación, incluyendo la salida general de sus negocios de caña de azúcar. La compañía espera que la fase inicial le permita ahorros anuales de entre u$s 275 y u$s 300 millones hasta fines del año fiscal de 2017, un total de u$s 850 millones a u$s 900 millones. Monsanto además planea recortar sus gastos operacionales por otros u$s 100 millones.

Monsanto, con sede en St. Louis, se vio afectada por la fortaleza del dólar, que hace que sus semillas y sus herbicidas para cosechas sean más caros para los agricultores extranjeros. Además, la caída de los precios de las materias primas disminuyó el poder adquisitivo de los agricultores y perjudicó la demanda de semillas de alta tecnología. El precio del maíz, la principal fuente de ingresos por la venta de semillas de Monsanto, bajó 2% este año.

Con todo, la empresa mantuvo su panorama de ganancias para su año fiscal 2016, que comenzó el 1 de septiembre, en entre u$s 5,10 y u$s 5,60 por acción. La estimación está muy por debajo de las previsiones de analistas de utilidades de más de u$s 6 por papel. En un intento por mejorar la confianza de los inversores, Monsanto anunció además un nuevo programa acelerado de recompra de acciones por u$s 3000 millones.

Las pérdidas de Monsanto se extendieron a u$s 1,06 por acción en el cuarto trimestre, frente a la pérdida de 31 centavos por título reportada en el mismo período del año previo. Las ventas de semillas y de trazas biotecnológicas, sus productos clave, bajaron a u$s 598 millones desde u$s 630 millones.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista Comercial

Publicidad