13 de octubre de 2015 18:32 PM
Imprimir

Frigorífico Arroyo anunció su cierre

Después de una larga agonía, el Frigorífico Arroyo finalmente cerrará sus puertas. Así lo informaron sus propietarios a través de un comunicado de prensa.

Después de una larga agonía, el Frigorífico Arroyo finalmente cerrará sus puertas. Así lo informaron sus propietarios a través de un comunicado de prensa en el que describieron la crítica situación que ha atravesado la empresa durante el último año.

 

Aclaron que “la empresa esta a disposición del estado, del personal o de quien el gobierno determine. No estamos escondidos. Siempre dimos la cara, siempre le buscamos solución a los problemas de la empresa”.

 

Argumentaron que en sus 67 años de historia, nunca dejaron de pagar los salarios, salvo en los últimos tres meses; y se mostraron dolidos por los escraches realizados a la familia en los últimos días.

 

Si bien agradecieron la gestión del gobernador para sostener el pago de salarios durante los últimos meses, criticaron la lentitud con que se gestionó el corrimiento de la barrera sanitaria, la cual indicaron debió realizarse hace más de un año. También criticaron la imposibilidad actual de extender la venta de carnes hacia el sur de Bariloche.

 

“Seguimos con el mismo problema de tantos años. La barrera no es sanitaria, sino que es comercial y especulativa”, afirmaron.

 

Destacaron que se intentó vender en reiteradas oportunidades pero que la situación de convocatoria de acreedores, la falta de financiamiento bancario ni comercial, una sobreestructura  de personal, y grandes limitaciones de faena y venta, los llevó a “una situación de quebranto”.

 

La semana pasada, Alberto Weretilneck exigió a los directivos de la empresa a “definirse y no jugar a las escondidas” y decidir “qué quieren hacer”.

 

A su vez, los trabajadores del frigorífico realizaron otra protesta en el centro de la ciudad denunciando que los propietarios estaban abriendo nuevas sucursales bajo otras denominaciones.

Fuente: Bariloche Opina

Publicidad