14 de octubre de 2015 02:35 AM
Imprimir

Ofrecen en Río Negro un frigorífico a quien lo quiera

El principal frigorífico y cadena de carnicerías de Bariloche anunció hoy el cese inmediato de su actividad en medio de una grave crisis financiera. Alrededor de 80 personas perderán sus empleos de manera directa y otras tantos se verán perjudicados de modo indirecto. Además pusieron a disposición del Estado provincial o cualquier empresa o particular […]

El principal frigorífico y cadena de carnicerías de Bariloche anunció hoy el cese inmediato de su actividad en medio de una grave crisis financiera. Alrededor de 80 personas perderán sus empleos de manera directa y otras tantos se verán perjudicados de modo indirecto. Además pusieron a disposición del Estado provincial o cualquier empresa o particular todo el patrimonio del emprendimiento, que tiene casi 70 años de existencia.

La empresa todavía no canceló los sueldos de septiembre. Los propietarios del Frigorífico Arroyo denuncian que la barrera sanitaria, impuesta en la Patagonia desde 2001, fue el principio de la debacle. Argumentan que el levantamiento “parcial” de la medida, ocurrido meses atrás, pero manteniendo la prohibición de vender por debajo del Paralelo 42 – su “mercado natural”- no mejoró el estado de las cuentas. En la actualidad tiene cerca de 80 empleados y faena alrededor de 500 animales por mes.

En sus mejores época llegó a tener 260 empleados y a faenar 3000 animales mensualmente. “Ponemos la empresa a disposición de la provincia, de la municipalidad, del personal o de algún operador cárnico”, dicen en un comunicado. En los últimos dos años Frigoríficos Arroyo recibió de parte del Estado rionegrino 13 millones de pesos para pagar salarios y deudas con proveedores. “La empresa está en una situación terminal. Habilitaron la compra de hacienda en la zona norte de la provincia, pero nos limitaron totalmente la venta. No podemos vender, hacia el sur, esa carne, ni siquiera en El Bolsón”, explica su directorio en un comunicado. “Seguimos con el mismo problema de tantos años.

La barrera no es sanitaria, sino que es comercial y especulativa. Con una empresa en convocatoria de acreedores, por lo tanto sin financiamiento bancario ni comercial, con una sobreestructura de personal, con grandes limitaciones de faena y venta, nos llevó a una situación de quebranto “, agrega.

Según informa el directorio, Frigoríficos Arroyos, a pesar de sus problemas, continúa siendo una empresa atractiva. “La planta frigorifica posee la faena de tres especies, ciclo 1 y ciclo 2, con varias cámaras de frío de distintas temperaturas, túnel y cámaras de congelado para albergar más de 4.000 lanares, fábrica de embutidos frescos, instalaciones en acero inoxidable y las 18 hectáreas de tierra, en un muy buen lugar, con una planta depuradora que es un ejemplo en Bariloche, camiones de larga, corta y media distancia.

Este activo tiene un valor que duplica el pasivo total de la empresa”, argumentan. El gobernador Alberto Weretilneck también intervino en el conflicto. “Deben ser claros porque la crisis que atraviesa la firma es grande y hay muchas familias que están siendo perjudicadas”, dijo el mandatario. Los empleados se manifestaron en la casa del propietario Daniel Arroyo. En el gremio aseguran que no recibieron los telegramas de despidos. Arroyo adelantó que los dineros adeudados deberán ser cobrados “en la quiebra”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad