24 de octubre de 2015 02:04 AM
Imprimir

El gobierno quiere que Fridevi se haga cargo de Arroyo

Es el frigorífico que tiene sede en Viedma. Los trabajadores mantienen la toma de la planta de faena pero no hay respuesta por los salarios adeudados

La apuesta del gobierno provincial de encontrar un jugador fuerte de la industria cárnica dispuesto a reactivar el frigorífico Arroyo de esta ciudad, podría tener eco en el otro extremo del territorio rionegrino.

 

El gobernador Alberto Weretilneck dio instrucciones a sus funcionarios, que iniciaron negociaciones con el frigorífico Fridevi, de Viedma, para que asuma la operación de la empresa barilochense, que está paralizada desde hace más de dos meses. Otra opción es que se haga cargo el Frigorífico Río Negro, de Jacobacci.

 

Los trabajadores de Arroyo mantienen tomada la planta desde el jueves, en reclamo por los salarios impagos de septiembre. Ayer manifestaron que “la bronca es mucha” porque el diálogo con la empresa está cortado y no encuentran ninguna respuesta.

 

Este viernes por la tarde Daniel Arroyo se presentó en la sede de la empresa con un escribano para constatar la medida de fuerza, pero se retiró sin dialogar con los trabajadores.

 

El delegado sindical Manuel Mardones advirtió que en pocos días les deberán dos meses de sueldo y que si no cobran tienen decidido “profundizar la medida”.

 

El matadero local llegó a faenar en su mejor momento hasta 3.000 animales por mes y tenía más de 200 empleados. En los últimos años sufrió una progresiva caída, a lo cual contribuyeron la creciente competencia de otros frigoríficos de la región y las barreras sanitarias antiaftosa.

 

El Senasa permite desde hace dos meses el ingreso de ganado en pie desde el norte del río Negro a toda la zona cordillerana y la Línea Sur. Arroyo llegó a traer un par de jaulas de ese origen, pero nunca recuperó el ritmo de trabajo.

 

La provincia pagó los sueldos de junio, julio y agosto, pero Weretilneck ya dijo más de una vez que no habrá más ayuda económica para Arroyo.

 

El encargo que recibió el ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca fue el de encontrar un nuevo operador y preservar las fuentes de trabajo.

 

Esto último sería lo más difícil porque Arroyo tiene 75 trabajadores y otros empresarios del sector aseguraron que se trata de un plantel excesivo para la “escala”.

 

“Río Negro” averiguó que el gobernador pretende que Fridevi tome la posta, pero las demoras en encontrar una solución pasaría justamente por encontrar la figura jurídica más apropiada.

 

El interés declarado por la provincia es también que Arroyo continúe como planta de faena de tránsito federal y no que pase a funcionar como centro logístico y de distribución de productos cárnicos como habría propuesto alguna de las empresas interesadas.

Fuente: Rio Negro

Publicidad