24 de octubre de 2015 23:27 PM
Imprimir

Trigo brasileño, una oportunidad de liquidez

Un nuevo fracaso productivo triguero en Brasil aseguraría la liquidez para la producción uruguaya del cereal si consigue niveles adecuadas de calidad. Hay factores regionales e internacionales que restringirían una recuperación en los precios.

Por segundo año consecutivo Brasil sufrirá un fracaso en su producción triguera mientras en Uruguay los agricultores cruzan los dedos porque en las principales zonas productoras los cultivos zafen del exceso de lluvias a cosecha como ya sucedió en la floración. La liquidez en el mercado estaría asegurada para la producción uruguaya si se obtienen niveles promedio de calidad aunque hay factores regionales y globales que restringen la recuperación en los precios.

 

En Brasil el exceso de lluvias castigó parcialmente la producción en Paraná mientras le pegó muy duro –por segundo año consecutivo- a la zafra riograndense. En octubre la estatal Compañía Nacional de Abastecimiento redujo su proyección de cosecha triguera de 7,1 millones a 6,6 millones de toneladas. Sin embargo, el mercado ya trabaja con una estimación de cosecha en un rango con centro sobre 5,5 millones de toneladas.

 

En Rio Grande se sumaron los factores negativos con lluvias primera, heladas sobre mediados de setiembre a lo que se sumaron temporales e inundaciones durante buena parte de octubre. Es así que, de una producción potencial de 2,5 millones de toneladas, se maneja ahora una cosecha del orden de 1,6 millones a 1,7 millones de toneladas. De ese total, cerca de 1 millón de toneladas tendría calidad forrajera.

 

La magra producción es acompañada, sin embargo, por una fuerte contracción en el consumo de derivados de trigo debido a la crisis económica en Brasil que golpea los ingresos delas familias. En el XXII Congreso de la Asociación Brasileña de Industrias de Trigo –realizado entre el 18 y 20 de octubre en el estado de San Pablo- ejecutivos de la molinería remarcaron que en correr de 2015 el consumo de derivados cayó de 54 a 45 kilos per cápita. Y que en el acumulado hasta setiembre las importaciones se contrajeron 24% interanual.

 

A esto se suma que el avance del dólar encarece las importaciones por lo que en el corto plazo la industria brasileña se volcará a la producción doméstica. A ese se suma el ingreso de trigo paraguayo de alta calidad a precios competitivos. Los valores regionales del trigo estarían –por ahora- restringida en la debilidad en el mercado internacional del cereal. El techo para los precios en el Mercosur está restringido por la paridad de importación en Brasil del trigo estadounidense. Teniendo en cuenta la probable evolución de los valores del cereal en el Golfo de México y de los descuentos contra el trigo argentino, los exportadores locales prevén precios al productor a cosecha sobre US$ 180 por tonelada.

Fuente: Agrotemario

Publicidad