2 de noviembre de 2015 11:49 AM
Imprimir

Operativo limpieza: el Senasa interviene el mercado de maíz pisingallo a pedido de las principales compañías exportadoras

Se concede un plazo de seis meses para adaptarse a las nuevas exigencias

Las autoridades del Senasa implementarán un “sistema de control de calidad de maíz pisingallo con destino a exportación” a partir de mayo de 2016 con el objetivo de limpiar el mercado de operadores irresponsables.

 

La resolución 517/15 del Senasa –publicada hoy en el Boletín Oficial– indica que “en los últimos años se han recibido reclamos por parte de las autoridades comunitarias (europeas) con relación a la presencia de eventos transgénicos no autorizados para la comercialización de estos productos y de contaminantes en cantidades superiores a los límites establecidos”.

 

Y añade que “que, en virtud de ello, la Cámara (Campi) que agrupa a los procesadores y exportadores de maíz pisingallo ha realizado una presentación solicitando la intervención” del Senasa.

 

Las plantas procesadoras, elaboradoras y de almacenamiento de maíz pisingallo con destino a exportación tendrán un plazo de 180 días –contados a partir de hoy lunes– para adecuarse a las nuevas exigencias, entre las cuales se incluyen establecer un protocolo y métodos de control de OGM, micotoxinas, metales pesados y pesticidas; disponer de un sistema de trazabilidad que permita rastrear la partida desde el origen de la semilla y definir un profesional responsable de calidad, entre otros aspectos.

 

Las plantas habilitadas por el Senasa deberán inscribirse en un registro que se renovará anualmente. La normativa indica que los gastos generados por las auditorías realizadas por personal del Senasa –necesarias para determinar si cada operador cumple con las nuevas exigencias– “estarán a cargo de los establecimientos o exportadores interesados”.

 

En octubre pasado las exportaciones argentinas declaradas de maíz pisingallo a granel fueron de 21.366 toneladas a un valor promedio ponderado de 347 u$s/tonelada. En octubre de 2014 y 2013 el FOB promedio se había ubicado en 555 y 807 u$s/tonelada respectivamente.

 

Los niveles de precios actuales son equiparables a los presentes cinco años atrás. La cuestión es que la destrucción de precios registrada en 2010 se originó a partir de una súper producción argentina de maíz pisingallo, mientras que en los últimos dos años los valores FOB vienen derrumbándose con cosechas normales (ver gráfico). Parte de ese fenómeno se explica por la creciente competencia de operadores brasileños.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Valor Soja

Publicidad