3 de noviembre de 2015 23:38 PM
Imprimir

Massa le dará quórum en el Congreso a un futuro gobierno PRO

Negociaciones y acuerdos tras los resultados. La competencia con De la Sota.

Cuando se conocieron los primeros números de las elecciones, Sergio Massa no pudo contener su alegría en el búnker y se autoproclamó el “verdadero verdugo de Daniel Scioli”. Se sentó entre José Manuel De la Sota –quien llegó cerca de la medianoche– y Roberto Lavagna y juntos comenzaron a definir los pasos a seguir.

 

Lo primero que hicieron fue disipar los rumores sobre intercambio de cargos políticos por apoyo político. “No busco trabajo”, sentenció Massa. “Si buscara trabajo me quedaba como intendente de Tigre”, agregó mientras se le inflaba el pecho.

 
En el PRO piensan parecido. “Cuidado con eso de andar diciendo que se intercambian votos por cargos. Es muy peligroso”, afirmó a NOTICIAS Horacio Rodríguez Larreta a la salida de una gala benéfica el miércoles 28 por la noche. Pero algo de eso hay.

 

La discusión se dará en el ámbito legislativo y el macrismo necesitará del massismo para conseguir el quórum. Hay quienes especulan que en esas negociaciones ya está sobre la mesa la carta de la vicepresidencia primera de la cámara de Diputados. En UNA (Unidos por una Nueva Alternativa) aspiran a conquistar ese puesto.

 
Planes. La otra aspiración del massismo es “reconstruir el peronismo”. Eso ya genera algunas diferencias entre sus dos principales dirigentes, que buscan lo mismo: la presidencia en el 2019. La diferencia es que a De la Sota sólo le queda una bala, ya que para entonces tendrá 70 años, mientras que Massa, con 43, tiene más margen.

 
Los más entusiastas de la oposición hasta vaticinan que lo que comenzó con la elección del domingo pasado y que podría concretarse el próximo 22 de noviembre es la implosión no ya del kirchnerismo, sino del peronismo en su conjunto. “Así como el 2001 se llevó puesto al radicalismo y no se pudo recuperar más, lo que empieza ahora es la fragmentación mucho mayor (ya estaba fragmentado) del peronismo”, explica con perspectiva histórica un massista, y agrega: “Los kirchneristas tenían un plan B que era refugiarse en la provincia de Buenos Aires, pero también la perdieron. Eso fue una catástrofe para ellos”.

 
El pasado miércoles 28, Massa dio su apoyo al macrismo. No lo dijo de manera directa, porque le cuesta digerir a Macri. “Un 35 por ciento de la sociedad votó por la continuidad del kirchnerismo y un 65 votó por un cambio de signo político”, fue su frase. De ese 65 por ciento, un 21 lo eligió a él. Por eso sabe que está en condiciones de negociar.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Notiias

Publicidad