5 de noviembre de 2015 10:02 AM
Imprimir

El Congreso que le espera desde diciembre al que gane el balotaje

Macri y Scioli se encontrarán con escenarios diferentes en el Parlamento de ser ungidos presidentes. Para Scioli será más fácil contar con el apoyo del Congreso donde le FPV mantiene el número más importante de integrantes. Macri en cambio deberá apelar a todo su ingenio o a los DNU.
A partir del 10 de diciembre, con nuevo presidente, el Congreso tendrá una composición semejante a la del periodo 2009 a 2011. Es decir en Diputados, el Frente para la Victoria tendrá unos 106 legisladores entre propios y aliados, será la primera minoría pero perderá el quórum propio que requiere 129 escaños. 
 
Si se toma a Cambiemos como un bloque uniforme entre el PRO, UCR y CC, suman en total 89 diputados. El Frente Renovador contaría con 32 si se suman algunos posibles aliados cordobeses. Pero tanto UNA como Cambiemos sumados dan 121, es decir tampoco alcanzan el quórum, por lo que será importante el papel que jueguen los bloques más pequeños.
 
En el Senado en tanto la mayoría volverá a estar en mancos del FPV, con 41 senadores. El control de la Cámara quedará en manos de ese espacio político en función del número que ostenta para el tratamiento legislativo y en comisiones. 
 
Así las cosas, si el 22 de noviembre resultara ganador Mauricio Macri se encontrará con una muralla difícil de atravesar en el Senado. En Diputados no dependerá tanto del FPV, pero tampoco será un lecho de rosas. Con un bloque propio del PRO de 41 diputados no llega ni a la mitad de los legisladores del FPV, necesitará como mínimo a la UCR, al massismo y todavía le faltarán 8 diputados.
 
A diferencia del Senado, en la Cámara baja hay que elegir Presidente del cuerpo. En ese caso, el FPV buscará mantener la conducción del cuerpo como hasta ahora apelando al mayor número de integrantes. 
 
De ser así, también se complicará el panorama a Macri la relación con el Poder Legislativo, aunque fuentes de su espacio adelantaron que no le temblará la mano para la firma de todos los DNU que se requieran, aunque los Decretos de Necesidad y Urgencia, también deben ser ratificados por el Congreso.
 
Por último si Scioli es el elegido del balotaje, no debería tener problemas en el Senado y el escenario de Diputados sería muy similar al del periodo 2009/2011, con una diferencia. No parece que en esta oportunidad el entonces grupo A alcance con facilidad el número de la mayoría, todo dependerá de las alianzas políticas que cada quien sepa construir.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Enfiteuta

Publicidad