5 de noviembre de 2015 19:17 PM
Imprimir

La pesca marplatense quedó afuera de los reembolsos concedidos a las exportaciones

El Gobierno nacional restableció los reembolsos para las exportaciones pesqueras que se realicen desde la Patagonia. El presidente de Caipa consideró injusto que no se conceda ese beneficio a las empresas locales, que sufren las mismas dificultades que las del sur. Temen por los efectos de la medida en el puerto local.

El Gobierno nacional dispuso restablecer por cinco años la vigencia del reembolso adicional a las exportaciones pesqueras para todos los puertos y aduanas ubicados al sur del Río Colorado, a fin de paliar “la vertiginosa caída del precio de las commodities y la afectación del comercio mundial”.

La implementación de esta medida, si bien fue recibida como un reconocimiento de la situación de crisis en la que se encuentra el sector, causó sorpresa entre las empresas radicadas en Mar del Plata, las cuales se consideraron “discriminadas”.

Así lo expresó en las últimas horas el presidente de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (Caipa), Fernando Rivera, quien calificó de “injusto” que las compañías de la provincia de Buenos Aires no hayan sido alcanzadas por este beneficio.

Según explicó, los reembolsos no tendrían que ser concedidos únicamente a las empresas patagónicas debido a que las dificultades descriptas en el decreto, afectan por igual a toda la industria pesquera nacional y están teniendo un particular efecto económico y social en Mar del Plata.

El decreto de necesidad y urgencia 2229 publicado anteayer en el Boletín Oficial, señala que los niveles de beneficio que se concederán a partir de ahora serán los mismos aplicados desde enero de 1984.

En lo que respecta a los productos del mar, el reembolso adicional será aplicado exclusivamente a las capturas efectuadas por buques de bandera argentina y por aquellos de bandera extranjera locados por empresas nacionales a casco desnudo.

El incentivo fiscal, recuerda el decreto, tuvo como finalidad “incrementar los ingresos de los diferentes actores que integran la cadena de valor de los productos exportables, compensando las asimetrías existentes en razón de la distancia a los centros de consumo con el resto de las regiones que componen el país”.

Las provincias patagónicas “se caracterizan por tener un menor desarrollo relativo que la zona central del país, en cuanto a la industrialización de sus productos, pero cuentan con un enorme potencial para la producción y desarrollo de productos primarios, como ser los frutihortícolas, subproductos de los mismos, productos mineros, de la pesca y agropecuarios principalmente lanas y carne ovina”, señala la norma.

Según el decreto, la ausencia del reembolso adicional a las exportaciones dificultó la obtención de una mejor competitividad comercial y generó “grandes perjuicios para todas las actividades que conforman el territorio patagónico, así como desigualdades con el resto de las economías regionales”.

En este sentido se resolvió reimplantar el incentivo “ante la necesidad de lograr el incremento en los volúmenes exportables, una mayor previsibilidad a la economía favoreciendo con ello inversiones y la generación de mayores puestos de trabajo” en los puertos desde San Antonio Este hasta Ushuaia.

Por último, a fin de implementar el reembolso a las exportaciones se prevé el otorgamiento de un certificado de origen que identifique la procedencia del producto a exportar.

Además, la norma establece distintos valores porcentuales para el beneficio según los puertos, concediendo un reembolso del 8% para San Antonio Oeste y Puerto Madryn (8%), del 9% para Comodoro Rivadavia, del 11% para Puerto Deseado y San Julián (11%), del 12% para Punta Quilla, Río Gallegos y Río Grande y del 13% para Ushuaia.

Tal y como fue diseñada, esta medida podría constituirse en una desventaja competitiva para las empresas que operan en Mar del Plata con respecto a las que se encuentran en el sur, abriendo la posibilidad de que en el futuro se produzca una migración masiva de flota e industrias hacia la Patagonia.

Además este beneficio podría perjudicar el funcionamiento de la terminal de contenedores local y reducir de manera significativa las operaciones de estiba, debido a que las empresas tendrían mayores ventajas para realizar estas actividades en el sur del país.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad