6 de noviembre de 2015 00:59 AM
Imprimir

Advierten en Uruguay la vigencia de fuerte normativa respecto a la tala de monte nativo

Desde el 2010 al 2014 se aplicaron multas por U$S 788 mil y están en proceso más por un monto de U$S 200 mil.

Este miércoles en la Sala Schwedt del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) se llevó a cabo una instancia de actualización de la situación de los bosques nativos del país. El director de Forestación subrayó la vigencia de la fuerte normativa que rige la tala de montes nativos.

Estuvieron presentes la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), Eneida de León; el director Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), Alejandro Nario; el ministro (i) del MGAP, Enzo Benech, y el director de la Dirección General Forestal (DGF), Pedro Soust.

“La semana pasada firmé multas por más de U$S 160 mil” dijo Soust en conferencia donde TodoElCampo estuvo presente, y aclaró que esa suma es independiente a los U$S 200 mil que ya están procesados en el 2015.

Incluso informó que en el correr del día, antes de la conferencia, le llegaron cuatro denuncias, la mayoría de ellas en el litoral del país, donde se busca avanzar en la frontera agrícola.

En Uruguay hay aproximadamente 800 mil hectáreas de bosque nativo (ribereño, serrano, galería, palmares) y está conformado fundamentalmente por rebrotes, según explicó el jerarca de la DGF, porque los fustes originales ya fueron cortados hace muchos años.

Si bien el estado de conservación del bosque nativo es relativamente bueno reconoció que existen problemas con las especies invasoras y con la tala indiscriminada. En ese sentido, ambos ministerios trabajan fuertemente para protegerlo, principalmente en las cuencas de Santa Lucía, Laguna del Sauce, San Salvador y Arapey.

En ese camino –apuntó- Uruguay es el país que ocupa en todo el continente el primer lugar de recuperación de bosque nativo, seguido de Chile y Costa Rica, y diferenciado de Brasil, que año a año pierde millones de hectáreas.

 

 

 

ACCIONES CONCRETAS.

Más allá de tratar de prevenir y mitigar la tala, Soust señaló que se debe distinguir entre la poda indiscriminada de acuerdo a los fines que tiene. Dijo que existen lugares donde la poda se efectúa para aumentar la frontera agrícola y se utiliza maquinaria pesada, mientras que hay otros donde se trata de “carritos donde en ellos va la comida de 4 o 5 niños”, declaró. Si bien ambas son situaciones problemáticas, las soluciones son sumamente diferentes, apuntó.

 

Para luchar contra la poda, manifestó que el MGAP ha aumentado el número de inspectores en el terreno, actualizó coordinaciones existentes (con MVOTMA por ejemplo),  imágenes satelitales, vuelos de la Fuerza Aérea con base permanente en Durazno y la coordinación con las distintas intendencias.

También se basa en las herramientas legales, como es la Ley Forestal (15.939) en sus artículos 24 y 25, y el Decreto 330.

 

 

 

MANEJO FORESTAL SOSTENIBLE. El director de la DGF explicó que un propietario puede declarar el bosque nativo de su propiedad en el MGAP (500 mil hectáreas ya están registradas), y con ello solicitar su explotación comercial. Advirtió que el MGAP debe permitir la tala de bosque nativo, porque de esa forma se le da posibilidades de desarrollo y no se ahoga. Esa poda debe ser con un manejo sostenible y con previa autorización de la DGF, quien diseña un plan para ese bosque en particular, dijo.

De esa forma el explotador recibe la “guía” del MGAP y ello permite el transporte de esa madera libremente por las rutas nacionales.   En el caso de tala indiscriminada sin permiso, la multa asciende a U$S 12.500 por hectárea.

Además de ello, aclaró Soust, se le exige al infractor que publique en dos diarios de tiraje nacional un anuncio donde debe especificar que su empresa fue multada por infringir la ley. Como última medida señaló que se le reclama la reposición de esos árboles con un plan de forestación aprobado por la DGF.

 

 

 

PROYECTOS. En la actualidad Uruguay mantiene un proyecto en conjunto con Alemania, quien envió hasta el momento nueve expertos que guían al país en estrategias de manejo sostenible.   Además, junto a DINAMA son parte del proyecto Red Plus, de reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques. Nuestro país, aclaró Soust, no sufre deforestación, pero si degradación.

 

 

 

NI UNA COSA NI LA OTRA. El ministro interino Enzo Benech manifestó que el bosque nativo es importante para el país, pero también enfatizó en la importancia de la producción para la economía. Por eso, sostuvo que la protección de uno de ellos no puede ir en detrimento del otro, y en especial, la tala no puede ser de manera indiscriminada.

 

 

 

¿CÓMO DENUNCIAR? En Montevideo la dirección de la Dirección General Forestal es Cerrito N° 318 esq. Colón- Planta Baja. También se puede denunciar por teléfono: 2 916 98 91 o al 2 915 19 00 int. 209.   En Tacuarembó, calle Flores N° 390. Teléfono 4633 38 94. Por otro lado, en Durazno la dirección es Eusebio Píriz 729 y el número de contacto es 4362 36 32.   Otra vía es el correo electrónico ([email protected]).   Para todos los casos se necesita indicar el departamento, localidad, el predio donde se realizó la tala y la denuncia no tiene costo. Con los datos recabados comienza la constatación de que la poda haya existido y sea de carácter indiscriminado.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad