6 de noviembre de 2015 05:37 AM
Imprimir

El Grupo Peñaflor compró la bodega Navarro Correas y todos los activos de Diageo en la Argentina

Acordó además distribuir espirituosas de la británica en el país. Juntos, invertirán en una planta para producir y embotellar algunos de estos productos localmente.

El Grupo Peñaflor, la mayor empresa vitivinícola del país, compró el negocio local de vino de la británica Diageo, integrado por Navarro Correas y San Telmo y todos sus activos, con dos bodegas en Mendoza.


El acuerdo, por un monto que no trascendió, incluye también la distribución de las bebidas espirituosas de Diageo, que cuenta con reconocidas marcas como Johnnie Walker, Smirnoff, J & B, Captain Morgan y Zacapa, entre otras. Además contempla la inversión conjunta en una planta productiva de spirits, para algunos de estos productos de Diageo que ya se elaboran o embotellan en el país desde 2013, como los whiskies Vat 69, White Horse, el ron Captain Morgan y el vodka Smirnoff.


La operación estaría concluida a inicios de 2016, según informó globalmente Diageo.
El grupo Peñaflor, que pertenece a miembros de la familia Bemberg (ex dueños de Quilmes), es uno de los 10 mayores productores de vino del mundo. Sumará Navarro Correas y San Telmo a su amplia cartera, que incluye a las bodegas Trapiche, Santa Ana, Suter, Finca Las Moras, El Esteco, Mascota Vineyards, Bodegas La Rosa y Andean Viñas en Mendoza, San Juan, Salta y Catamarca.


“Estamos convencidos que el negocio vitivinícola seguirá creciendo en el exterior y en la Argentina, con una tendencia fuerte hacia la premiumización en el consumo. El mercado mundial continua demandando mucho malbec y somos muy optimistas con el cabernet para el futuro también. Navarro Correas tiene un potencial exportador muy grande, además de ser, junto con San Telmo, marcas muy consolidadas en el mercado interno”, explicó a El Cronista Martín Ramos, CEO del Grupo Peñaflor.


Con respecto a la distribución y producción de las espirituosas, Ramos comentó que “las marcas líderes a nivel mundial de Diageo (Johnnie Walker, J&B, Smirnoff, White Horse, Vat 69) , traerán una nueva dimensión para nuestro negocio doméstico. En conjunto con Diageo estaremos construyendo una planta de spirits en la Argentina, con el objetivo de que, una vez finalizada, estemos en condiciones de producir algunas de estas marcas en el país”.


Hasta el momento, Peñaflor sólo distribuye sus propias marcas de vinos. “Hicimos una excepción con los productos de Diageo, por el carácter estratégico que damos a esta sociedad”, explicó Ramos.


La venta del negocio vitivinícola de Diageo en el país va en línea con su estrategia global de centrarse en las espirituosas. Hace menos de un mes atrás, Diageo se desprendió de dos bodegas, Chateau & Estate Wines en Estados Unidos y Percy Fox en el Reino Unido. Ahora vendió Navarro Correas, con dos bodegas en Mendoza, una en Godoy Cruz y otra en Agrelo, abierta en 2009 centrada en las líneas de alta gama. Según informó el grupo británico, la venta neta por este negocio de vino sumó 18,5 millones de libras esterlinas en el año cerrado el 30 de junio pasado (u$s 28,15 millones o $ 269 millones).


“Grupo Peñaflor es un socio ideal para acelerar las ventas de nuestro portafolio de bebidas espirituosas en la Argentina, ya que es una de las empresas vitivinícolas más importantes del mundo”, dijo Alberto Gavazzi, presidente de Diageo para Latinoamérica y Caribe, al destacar su peso en la distribución.


Grupo Peñaflor facturó u$s 440 millones en 2014; tiene 2.100 empleados y 6.100 ha. propias en Mendoza, San Juan, Salta y Catamarca; controla más de 50 marcas en todos los segmentos, desde Trapiche, Fond de Cave, Alma Mora y Don David hasta Michel Torino, Santa Ana, Frizee, Hereford y Termidor
.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista Comercial

Publicidad