7 de noviembre de 2015 10:20 AM
Imprimir

Sinergia apícola forestal con base en el cuidado del ambiente

URUGUAY : Productores de miel instalan colmenas en bosques encontrando una herramienta para afrontar una coyuntura adversa

En el norte del país, a la vez que se desarrolla, la forestación genera espacios para que los apicultores potencien sus emprendimientos en los mismos predios, todo en el marco de la firma de convenios que además resultan altamente convenientes para la comunidad, ambientando la promoción y al desarrollo de productos no maderables en los montes priorizando el adecuado cuidado del medio ambiente.

De esta realidad se benefician pequeñas empresas familiares y otras de mediano porte, la mayoría de la zona, pero también hay algunas que llegaron desde más lejos, por ejemplo desde Ombúes de Lavalle (Colonia), buscando superar una situación difícil en sus lugares de origen, se informó a El Observador Agropecuario.

El ingeniero Ignacio Elgarte, encargado de llevar adelante esta fase productiva por la empresa Compañía Forestal Uruguaya SA (Cofusa), dijo que el proyecto nació en 2003 “con el interés de la empresa de promover la generación de productos del bosque no maderables y el apoyo a iniciativas en la comunidad que promuevan el desarrollo de emprendedores, sumado al interés de pequeños apicultores locales en aprovechar la floración del Eucalyptus grandis”. Se estima que hay 20.000 colmenas instaladas en predios forestados del norte.

Originalmente esta iniciativa fue pensada para pequeños apicultores en Rivera, Tacuarembó y Artigas, los cuales mantienen la prioridad, pero se han integrado otros de mediano porte, aunque algunos son los mismos que comenzaron con una escala pequeña y se han podido desarrollar.

Elgarte y el ingeniero Giovani Vargas –de la empresa Cambium– coinciden al señalar que para desarrollar la iniciativa hubo que abordar una tarea educativa muy importante en relación a las medidas de seguridad que se deben tener dentro de los montes, básicamente en lo que refiere a la prevención de incendios, tema que para las empresas forestales es de vital importancia, de la mano ello del énfasis que se pone en el respeto por el medio ambiente.

Los apicultores, todos los años, reciben capacitación por parte de técnicos especializados en los campos de prevención de incendios forestales, certificación forestal y cuidado del medio ambiente. El convenio que firman prevé la utilización por parte de los apicultores, para ingresar a los montes, de los mismos implementos de seguridad que utilizan los trabajadores forestales, lo que cual incluye casco, chaleco de alta visibilidad y polainas para prevenir mordeduras de ofidios.

En la actualidad, ya con años de experiencia acumulados, los apicultores tienen una estructura que les permite seguir manteniéndose pese al difícil contexto que padecen para exportar su producción, hay un trabajo sistematizado, ordenado, aseguraron ambos profesionales.

 

 

Se puede pagar con miel

El convenio establece que las pequeñas empresas familiares de apicultura tienen la posibilidad de pagarle a las empresas forestales con producción.

Elgarte y Vargas explicaron que por seis meses de arrendamiento se les cobra US$ 3 por colmena o un kilo de miel.

Este precio se ajusta antes de cada zafra, de acuerdo al valor oficial de mercado emitido en los boletines del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP).

Lo que las empresas forestales recaudan en general es volcado a la sociedad en otras actividades tales como el apoyo a centros de enseñanza o a niños y adolescentes con capacidades diferentes, entre otras. Estas actividades llevan a las empresas forestales a mantener una interacción permanente con diferentes asociaciones civiles e instituciones públicas y privadas en la comunidad.

 

 

En la zona se crece

Néstor Montejo, presidente de la Asociación de Apicultores de Rivera –única con personería jurídica en el Uruguay–, confirmó que hace más de 10 años que trabajan con las empresas forestales y que los pequeños apicultores de la zona están en crecimiento.

Montejo destacó el apoyo que reciben de las compañías forestales, que permite que las pequeñas empresas de familias apicultoras puedan sostenerse cuando en muchos casos la actividad “es la mayor parte de sus ingresos”.

Informó que un 98% de la miel producida en el país tiene como destino la exportación y señaló que, como el resto de los comodities, la producción de miel no pasa por un buen momento.

En los últimos 12 años la miel ha subido 30% en pesos, pero el valor del combustible se multiplicó por cuatro, lo cual dificulta la rentabilidad y competitividad del sector, con márgenes de ganancia bajos, por lo que, según dijo, la ayuda de las empresas forestales con arrendamiento a precios módicos es un sostén importante.

El productor aseguró también que la producción de miel no es compatible con la producción de soja, por lo que se han reducido a nivel país los lugares donde pueden desarrollar la actividad.

Montejo comentó que solo en Rivera hay unos 400 apicultores en el seno de la Dirección General de la Granja (Digegra) del MGAP, que se ha puesto énfasis en la tecnificación, se ha diezmado la mortandad de abejas de un 60% a un 5% y que han avanzado impartiendo cursos para los apicultores dictados por profesionales universitarios uruguayos y del exterior en materia de nutrición, lo que coadyuva los buenos resultados que están obteniendo.
Añadió que se elaboró con las empresas forestales un contrato conveniente, “sumamente accesible”, que busca beneficiar a los productores apícolas sin poner en riesgo las certificaciones internacionales que tienen las empresas y destacó especialmente la prioridad que se le da en el norte a los productores de la zona.

Dijo que en el desarrollo de esta actividad conjunta en los bosques, es la empresa forestal la que corre con los mayores riesgos, porque si una hectárea se quema… ¿cuánta plata se pierde, cuánto prestigio se pierde?, preguntó, al tiempo que aclaró que los apicultores tienen todo para crecer y que no hay antecedentes negativos en la materia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad