7 de noviembre de 2015 01:37 AM
Imprimir

El negocio de los derechos humanos, el curro que enfurece a CFK

Estafa en la construcci贸n de viviendas, reescritura del pasado, apropiaci贸n de las banderas de todos, oportunistas y corrupci贸n, reinvenci贸n de la historia, humildes estafados y progres enga帽ados

Cada vez que alg煤n candidato o dirigente de la oposici贸n se anima a hablar de la pol铆tica de derechos humanos kirchnerista, la Presidenta enfurece. Es su tema tab煤. Cristina cree que nadie deber铆a poner en duda lo que el kirchnerismo hizo, durante la d茅cada ganada, en materia de derechos humanos. Desde el 24 de marzo del 2004 en la ESMA, cuando N茅stor Kirchner pidi贸 perd贸n en nombre de la democracia por no haber hecho nada por la justicia ni la memoria 鈥搖na inmensa canallada- el oficialismo se meti贸 en el bolsillo a la bandera de los derechos humanos y a sus dos grandes s铆mbolos: Hebe de Bonafini y聽Estela de Carlotto.

 

Mientras tanto, silenci贸 a las voces cr铆ticas y conform贸 un discurso social que nadie se anim贸 a discutir hasta los a帽os finales de la 鈥渄茅cada ganada鈥 en que el relato, en su totalidad, se cay贸 a pedazos.

 

Estela de聽Carlotto聽admiti贸 cierto 鈥渉artazgo鈥 de los votantes con el聽kirchnerismo

La estafa no fue s贸lo material. A pesar de los 1296 millones de pesos que manej贸 Sergio Schoklender junto con Hebe de Bonafini en Sue帽os Compartidos para construir viviendas en un proyecto que termin贸 de forma abrupta y escandalosa, el desfalco no fue 煤nicamente econ贸mico.

 

La alianza entre Hebe y Estela con el kirchnerismo las convirti贸 en rock-star, en aplaudidoras de los actos partidarios y en escudos 鈥溍﹖icos鈥 de la corrupci贸n y la mentira de estos a帽os. En el medio hubo millones de subsidios, tr谩fico de influencias, acomodos de familiares y amigos en el Estado y un ej茅rcito de par谩sitos que se ampararon en los s铆mbolos para escalar en el gobierno mientras cambiaban de auto y de casa. A pesar de no haberlas recibido jam谩s como gobernador, N茅stor Kirchner se meti贸 a las Madres y a las Abuelas en su bolsillo y se adue帽贸 de la bandera de los derechos humanos como lo hab铆a intentado hacer Adolfo Rodr铆guez Sa谩 en su breve paso por Casa Rosada. Hijo del 鈥渜ue se vayan todos鈥, Kirchner se vendi贸 como el l铆der de 鈥渓os buenos鈥: artistas, piqueteros, intelectuales, cient铆ficos, docentes y los s铆mbolos de los derechos humanos.

 

Mientras tanto, con Horacio Verbitsky como ide贸logo, tal como describe Ceferino Reato en su 煤ltimo libro, Kirchner conform贸 una estructura estatal para eternizar los juicios por la memoria. Un grupo de selectos abogados se hicieron millonarios. La secretaria de Derechos humanos fue allanada en dos oportunidades por el juez Claudio Bonadio que investiga el negocio de las indemnizaciones a familiares de las v铆ctimas de la 煤ltima dictadura militar. Ser谩 un futuro esc谩ndalo.

 

Cuando se public贸 鈥El negocio de los Derechos Humanos鈥 gran parte del periodismo no se anim贸 a hablar de su contenido. El t铆tulo parec铆a una exageraci贸n. Corr铆a el a帽o 2012. A帽os despu茅s, el gobierno estatizar铆a la Universidad Popular de Bonafini para salvar a su Fundaci贸n de una jugosa deuda de 200 millones de pesos con trabajadores despedidos a los que no se les pag贸 las indemnizaciones ni las cargas sociales. Cuatro a帽os despu茅s, a 100 trabajadores se les abon贸 6500 pesos. No es un chiste. Uno de los punteros que manej贸 un obrador junto con Hebe y Schoklender, intent贸 evitar que Mauricio Macri pise suelo chaque帽o.

 

Al estilo Hebe: “Scioli hizo mierda la Provincia pero hay que votarlo s铆 o s铆”

El piquetero Emerenciano Sena, el protagonista de la 鈥渄emocr谩tica鈥 historia, se cas贸 hace tres a帽os con Jorge Milton Capitanich como padrino de boda. Lo peor de la pol铆tica abraz贸 el negocio mientras volaban los aviones de Meldorek. La Fundaci贸n financi贸 proyectos personales y campa帽as pol铆ticas, desde el trunco proyecto de Abel Fatala como jefe de gobierno porte帽o hasta Amado Boudou pasando por una pelea del concejal del FPT y sciolista, Jorge 鈥淎cero鈥 Cali. En la Ex Esma hicieron 鈥渁saditos鈥 y la transformaron en una unidad b谩sica y en un aguantadero para los amigos.

 

La Presidenta se llen贸 la boca hablando de derechos humanos y se olvid贸 de las violaciones de los derechos del presente. Sus s铆mbolos bajaron al barro de la pol铆tica partidaria y jam谩s se solidarizaron con las v铆ctimas, olvidados y perseguidos de la d茅cada ganada. La estafa moral es el peor de los curros que hizo el kirchnerismo con los derechos humanos.

(*) Autor de 鈥淓l negocio de los Derechos humanos鈥澛/ Twitter:聽@LuisGasulla

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Perfil Por Luis Gasulla (*)

Publicidad