7 de noviembre de 2015 00:01 AM
Imprimir

Aseguran que descartarán miles de frutas en el Alto Valle

Por la paralización de las ventas, las plantas procesadoras proyectan tirar miles de toneladas de peras y manzanas

En los primeros meses del año sorprendió la noticia, que los productores frutícolas del Alto Valle rionegrino no cosecharon una importante producción de pera y manzana, y la industria ya no queda al margen de la crisis. Por los sobrestocks de la última temporada planean el descarte de gran parte de la producción almacenada en cámaras de frío.

Esta es otra mala noticia que pudo constatar Clarín Rural. En diálogo con Nicolás Villanueva, que tiene como principal actividad el empacado de la fruta, en General Roca, Río Negro, señala que para este momento del año todavía hay mucha fruta guardada en cámaras de frío y estima que es el doble de lo normal. Una situación, agrega, causada a la caída de las exportaciones a Brasil, agravado luego por la devaluación del real, y por el atraso cambiario del sector argentino.

 

El empacador explica cómo es la dinámica de venta de peras y manzanas y dice que, “el volumen de fruta que abre la temporada de cosecha, y que tiene destino de exportación, quedó almacenada en cámara. A esto se sumó la entrada de la fruta de salida más lenta que va al mercado interno. Con la parálisis inicial se frenó la venta de fruta de todo el año y hoy tenemos todas las cámaras de frío muy cargadas”. Para bajar stocks, sostiene Villanueva, parte de la fruta irá a la industria juguera aunque, “ellos también tienen sobre stocks y por el mal precio que reciben por su producto”.

 

Por su parte, a Tadeo Ballivian, que trabaja como asesor frutícola en la zona de la pera y la manzana y también es productor, se lo escucha muy preocupado por todos estos malos años que ya acumula la producción de fruta del Alto Valle rionegrino.

 

“Lo más jóvenes que estamos en el negocio perdemos las esperanzas y queremos que mejore un poco el precio de la fruta para vender la chacra y salir de la actividad”, dice. Y coincide con Villanueva en que la actividad está en jaque. “Se ven problemas como la falta de mantención de los canales de riego porque no se paga el canon, pérdida de plantaciones o el avance de plagas que estaban erradicadas del valle”, comenta. Además, agrega, este año el comportamiento del clima está complicando la producción.

 

“Tuvimos un invierno benigno y mucha fruta no acumuló el tiempo de frío para floracer. Luego tuvimos un septiembre y octubre muy fríos y hay mucho retraso en la floración de la fruta. En manzana, hay un 20% menos de cuaje de frutos, un 50% en cereza y los productores de ciruela ya aplicaron quince defensas contra heladas cuando lo normal es tres o cuatro por temporada”, se lamenta el asesor.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad