7 de noviembre de 2015 00:11 AM
Imprimir

En Uruguay el costo del flete pasa a ser determinante en la viabilidad de algunas producciones”

El Observador Agropecuario entrevistó al presidente de la Cámara Mercantil de Productos del País.
¿Qué significa haber asumido la presidencia de la CMPP?
La comisión que presido representa a los diferentes rubros de los agronegocios del país, a través de 18 gremiales que integran esta institución. En este marco haber asumido la presidencia de una institución que fuera fundada en 1891 y que está cumpliendo 125 años significa una gran responsabilidad y un enorme desafío.
¿Cómo ve el Uruguay productivo y económico?
Estamos en tiempos de desafíos importantes en el sentido de que el país en los últimos cinco o seis años ha tenido un crecimiento relativamente muy importante. Basta mirar algunos de los índices. En 2009, el PIB per cápita estaba en alrededor de US$ 9.000 y hoy está en US$ 16.200, lo cual se derrama en toda la economía, como se puede ver en los granos, la carne y producción de láctea, por ejemplo, que han concretado un crecimiento importante que impacta positivamente en la economía del país. Hoy no solo por la caída de precios de los commodities, sino también por cambios en los mercados, se nos generan desafíos que hacen necesario que pongamos energía y esfuerzo en mejorar nuestra competitividad para seguir creciendo.
¿A qué se refiere?
Como país necesitamos mejorar la infraestructura que es vital sobre todo en aquellas actividades de commodities, donde los precios de producto por unidad son relativamente bajos. Necesitamos que en todo lo referente a logística se faciliten las actividades. No se trata solo del acceso a los predios de la actividad agropecuaria, que es un tema crítico, sino a todos los servicios que involucra. Por ejemplo, cuando miramos a los países de la región vemos que el combustible –un insumo vital para nuestras actividades– en Uruguay tiene un valor 45% superior al que se paga en Brasil y 35% por encima de Paraguay y Argentina. En el caso de los fletes, en tarifas expresadas en dólares, si se compara con los precios de 2010 se observa que han tenido un aumento de 35% a 37%. Por lo tanto, es claro que han ocurrido situaciones donde no solo juega el tipo de cambio, sino también hay otros factores que han estado en juego y que necesitamos mejorar. Cuando tenemos un producto como es el caso puntual de la soja, que su valor en 2013 era US$ 470 la tonelada y el costo para un flete de 200 kilómetros era de US$ 36, tiene un impacto en la producción muy diferente a lo que nos ocurre hoy, donde la tonelada de soja vale US$ 300 y el valor del flete es el mismo. Esto afecta la competitividad de la producción uruguaya.
¿Qué significa esta situación?
Significa que estamos empezando a recorrer un camino donde la viabilidad de determinados cultivos depende de las distancias a los puertos. Por lo tanto, el componente costo del flete pasa a ser determinante en la viabilidad de algunas producciones y entiendo que debemos mirar esto. Precisamente se han conocido los resultados del Foro Económico Internacional que muestra el posicionamiento que tiene nuestra economía. Si bien Uruguay tiene un posicionamiento bueno en Sud América, detrás de Chile, Colombia y Perú, también esos resultados nos muestran áreas importantes, con oportunidades de mejorar. Por ejemplo, en lo que hace a la competitividad referida a la eficiencia del mercado laboral. Ahí vemos que en un ranking de 140 países, Uruguay ocupa el lugar 128. Entre las cosas que nos muestra es que tenemos una muy baja cooperación entre las partes, del trabajador y el empleador, baja flexibilidad en la determinación del salario, al igual que lo referido a la capacitación técnica y del managment. En este sentido vemos con agrado una iniciativa del ministro (Ernesto) Murro referida a trabajar en “la cultura del trabajo”, donde se llevan adelante capacitaciones en áreas como la construcción y el turismo. Creo que es un área donde tenemos que trabajar, con una estrategia común entre el sector público y privado para mejorar nuestra competitividad y continuar creciendo.
¿Cómo ve las inversiones?
Los últimos gobiernos han tenido una política que ha favorecido definitivamente la inversión en Uruguay, mediante la ley de Inversiones, que es un factor que ha favorecido notoriamente. Si bien se escucha que hay cosas para mejorar en ese sentido, creo que es un tema que nos debe servir como ejemplo de cosas que están bien hechas. Así lo demuestran los resultados, basta mirar el nivel de inversión extranjera, que es el mayor en la historia.
¿Hay condiciones para seguir captando inversión extranjera?
Hay cosas que están en un proceso de cambio. Por ejemplo, nuestro foco nunca va a estar en el mercado interno por lo relativo a su tamaño. Y lo que nos ocurre hoy con el Mercosur nos hace ver que es muy difícil invertir en Uruguay pensando que vamos a tener acceso al mercado regional, que fue un objetivo. Igualmente el país tiene oportunidades de seguir captando inversiones con vistas a exportaciones y especialmente mercados demandantes como son los del sudeste asiático, donde se debe continuar trabajando para lograr un acuerdo que permita acceder de forma competitiva. Vemos que hay áreas de agronegocios con posibilidades de continuar recibiendo inversiones, al igual que servicios financieros, sistemas y softwares.
¿Se podrá seguir creciendo?
Es posible que este año y el próximo, tanto en valores expresados en dólares como en volúmenes exportados, tengamos alguna caída, pero mirando un poco más lejos la expectativa es que Uruguay continuará ofreciendo al mundo productos inocuos y de alta calidad para un mundo que es demandante de esas condiciones. No tengo dudas que va a seguir creciendo, pero también es cierto que tenemos que mejorar nuestra competitividad e infraestructura, en eficiencias del mercado laboral, normas impositivas y sistemas tributarios previsibles y adecuados a los tiempos.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad