9 de noviembre de 2015 02:43 AM
Imprimir

Angus Grey y su laboratorio de genética

Hace 15 años, Genética del Este importó embriones de Australia y empezó un ascenso que no se detuvo; hoy ofrece al productor opciones con gran adaptación a la región, fertilidad, mayor rendimiento y carne de calidad que un Angus clásico.

Corría el año 2000 cuando Ezequiel Sack, con Genética del Este decide estudiar el potencial de la raza Murray Grey por primera vez en Argentina, importando embriones de Australia, donde se originó la raza. Quince años después, el Murray Grey esta presente en varias provincias de Argentina y algunos países de Sudamérica ya sea como puro, o bien, en sus distintos cruzamientos con otras razas británicas e índicas y adaptadas, aportando las características necesarias en cada caso en particular.

Utilizando sus virtudes en distintos cruzamientos con otras razas estratégicas, Genética del Este generó Greyman y Senegrey, dos razas sintéticas que conjugan las características del Murray Grey con razas índicas y taurinas, por ejemplo. Ofrecen animales con ventajas asombrosas, desde la versatilidad para adaptarse a cualquier región,   una buena fertilidad, hasta mayor rendimiento y calidad de carne.

“Tenemos una genética que permite orientar las características selectivas en las que nos interesa poner más énfasis: fertilidad, facilidad de parto y bajo costo de mantenimiento, no sólo crecimiento, como hacen otros productores”, cuenta Sack a Infocampo.

Murray Grey surge por mutación del Aberdeen Angus negro, a diferencia de éste, aporta otras características. Por empezar, son de muy buen temperamento, hay un estudio reciente realizado por la Universidad de la Plata el cual refleja que los animales más dóciles han tenido mayor ganancia de peso y engrasamiento. Otra investigación de la entidad platense mostró también diferencias favorables en cuanto al rendimiento del 1,5% respecto al Angus. Además la cabaña mantiene trabajos en conjunto con las universidades de Buenos Aires y San Martín.

El pelaje, típicamente grisáceo con tonalidades más oscuras o más claras, gracias al gen de color diluyente, por lo que todos los productos de cruzamiento con Murray Grey, son de pelaje grisáceo, característica que permite adaptarse a lugares de alta radiación solar. Justamente, Sack lo define como un animal ideal para zonas templadas.

Si se trata de buena respuesta frente a las altas temperaturas, el Greyman, cruza de Murray Grey y razas índicas, se vuelve una tentación por su pelo más corto y su manto claro sobre pigmentación oscura. “Estando en uno de los puntos claves de las zonas tropicales   y áridas, es una solución contra un problema gravísimo como es la radiación y las altas temperaturas”, afirma Sack.

Buen temperamento, mantener el color y la pigmentación y ofrecer carne de calidad son tres características que, según Sack, dan una “complementariedad en la combinación con el índico que hace que el Greyman sea algo muy apreciado y superador a lo existente por estas características”. También se le reconoce su precocidad sexual y fertilidad.

En 2011, Genética del Este se embarcó en el proyecto Greyman Argentino, con el objetivo de crear el primer Pedigree del mundo para esta raza. “Trabajamos poniendo el énfasis en dos puntos fundamentales. Primero buscamos un animal completamente adaptado y seleccionamos aquellos de pubertad temprana, gran fertilidad y resistencia a garrapata. En segundo lugar, queremos estabilizar un animal en media sangre, teniendo más contenido de índico, ya que la complementariedad nos lo permite, gracias a las características que aporta el Murray Grey. No es necesario más británico del que tenemos, para lograr gran calidad de carne y color “, detalla.

Otra apuesta de la cabaña es el Senegrey, una raza 100% taurina conformada por Senepol y Murray Grey. Dócil y con pelo bien corto, se adapta perfectamente a altas temperaturas y humedad. “Lo interesante es que ponemos el manto claro, mejoramos la calidad de carne y agregamos musculatura. La gente que conoce al Senegrey, queda muy entusiasmada”, dice.

 

 

 

La multiplicación, el desafío

Sack describe el estadío del Murray Grey como un “prototipo que le falta escalar”. A simple vista, una década y media es demasiado tiempo. Sin embargo, cuando se trata de la ganadería, una actividad a largo plazo, Genética del Este fue subiendo escalones aunque aún tiene un largo trecho por delante.

Murray Grey y sus distintas combinaciones han generado un éxito semejante que aún hoy se les hace imposible cubrir la demanda. “Tenemos pedidos de animales que aún no podemos cubrir en su totalidad, pero intentamos que haya algún ejemplar en cada zona demandante, para estudiar su desarrollo y aporte a lo existente. Trabajamos para generar la multiplicación y la selección de lo que multiplicamos. La raza Murray Grey tiene 350 animales Puros de Pedigree”, ejemplifica. La lista de clientes supera las 100 personas, en todas las provincias del país.

Genética del Este tiene convenios con productores de distintas provincias como La Rioja, Entre Rios, Santiago del Estero, Corrientes y Formosa, entre otras. Lo cual es una salida para generar más animales y a la vez crea una red de productores que trabajan por el avance de la raza. Entre todos trabajan unas 5.000 vacas. “Todos los que empezaron se han entusiasmado y le han metido para adelante. No sólo son buenos clientes, sino también embajadores de la raza”, celebra.

Las perspectivas del negocio, asegura, son coherentes con la realidad: “No queremos un animal para una exposición que valga 200.000 pesos. Queremos uno que tenga valor productivo, que le sirva al productor y sea el campeón en su campo. En función de eso, tendría que tener el mismo precio que una vaca en el campo, más un plus, porque produce donde otras no pueden”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad