9 de noviembre de 2015 21:12 PM
Imprimir

Bienestar en el transporte de aves

En la explotación avícola, la recogida o captura de las aves es uno de los momentos más estresantes en la vida del animal y puede tener altas pérdidas.

Artículo de Emilio Pita Ponte, Ldo. en Veterinaria, DVM, MRCVS, España

Normalmente el transporte de las aves de compañía no supone un problema debido al acostumbramiento que supone la repetición de los viajes en las mascotas. Los problemas aparecen en las aves de producción y en las aves silvestres o salvajes cuya falta de experiencia al transporte unido a un manejo inadecuado provoca una situación de estrés que puede provocar un aumento en la mortalidad de las aves o causarles lesiones.

 

 

El transporte de aves de producción

En la explotación avícola, la recogida o captura de las aves es uno de los momentos más estresantes en la vida del animal y puede tener altas pérdidas económicas, por ello se intenta minimizar al máximo los riesgos de manejo; el tipo de ambiente en el que se crían las aves y su manejo repercuten en la forma en la que se tienen que manipular estos animales.

 

Se recomienda:

– Que la intensidad de la luz sea la menor posible, o que sea de color azul, ya que de esta manera, las aves se dejan recoger más fácilmente. Normalmente se realiza a última hora de la jornada laboral.

– La temperatura, es otro factor a controlar, evitando las horas de mayor calor, dejando las aves en zonas cubiertas y protegidas de las inclemencias, ya que las propias variaciones de estas repercuten muy negativamente en las aves aunque sean variaciones de pocos grados.

– El ruido que debe ser también el menor posible, aunque este, es un factor variable de cada explotación ya que si los animales están continuamente con algo de ruido se acostumbran a este y el estrés de oír a los trabajadores en la nave disminuye al mínimo.

 

Para minimizar los daños de la captura en el ave (la forma de captura y como se agarra al animal para meterlo en la jaula) es fundamental la pericia del operario, que debe hacer movimientos suaves, lo menos bruscos posibles.

 

La carga física del operario debe ser controlada y estudiada, ya que una carga excesiva puede producir una mala práctica de recogida de las aves. Se suelen recoger de 4 a 8 aves por operario antes de introducirlas en las jaulas.

 

Unos de los problemas que se ven en las canales son animales con golpes en cabeza, patas rotas, hemorragias internas a partir del hígado por la recogida de aves en racimo por una sola pata. El peso del animal que se está recogiendo también hay que tenerlo en cuenta para realizarlo del modo más adecuado para cada manada.

 

En pollitos de corta edad hay que conocer la presión que se puede ejercer sin causarle lesión y su suelta debe ser suave en la superficie de la jaula de transporte.

 

Cuando se recogen a mano se suelen usar redes o sabanas para apartar a las aves en pequeños grupos y es importante realizar esta maniobra sin dañar a los animales ó que se enganchen entre la red.

 

La recogida está condicionada al lugar donde se encuentran las parvadas de las aves: si están en jaula o están en el suelo, además de su densidad. Se usan técnicas diferentes y momentos diferentes del día para evitar el stress de las mismas y contusiones de las aves que suelen llegar hasta un 7%.

 

transporte de pavos

Módulos de pavos en camión
 
 

Tipos de jaulas de transporte

Hay diferentes jaulas, contenedores o módulos de transporte según la compañía y los transportistas, cada una más o menos adecuada a cada tipo de ave según peso y la estirpe, en las que cargaran un cierto número de aves conforme a las características anteriormente citadas.

 

El diseño de las jaulas debe garantizar una adecuada ventilación y que apilamiento de las mismas además de que las aves de arriba no ensucien a las de abajo, también hay que tener en cuenta que las aberturas en las jaulas no produzcan accidentes como sacada de extremidades o de la cabeza por los orificios.

 

Las jaulas para transporte de aves pueden ser rígidas, plegables, de carga superior, de carga lateral, etc. Otros factores a tener en cuenta por los transportistas a la hora de elegir el tipo de jaula suelen ser: la facilidad de lavado, el peso de la carga, la circulación del aire que permite la jaula, la vida útil de las jaulas, entre otros. El material suele ser de plástico en gallinas y broilers pero en otras especies todavía se utilizan jaulas metálicas como en los pavos y avestruces.

 

Es fundamental conocer las jaulas y módulos para saber si son adecuadas para el número de aves que hay que poner en las jaulas y la altura de las mismas. Hay que evitar que los animales se monten unos encima de otros y que no puedan respirar y controlar la temperatura a la que va a estar la jaula y el lugar del camión que se asigne.

 

Una jaula en el interior tiene menor ventilación que la que está detrás o delante pero una jaula con pocas aves puede producir golpes y fracturas por el desplazamiento dentro de la jaula de los animales en los vaivenes.

Módulo antiguo de pavos con peligro de aristas cortantes
 
 

Las aves que transportamos

 

Pollitos: Los pollitos hasta 3 días todavía tienen el 30% de los nutrientes de la yema que son una buena fuente de energía para ellos. El aporte de fluidos durante el transporte seria lo adecuado. Para estos animales un suelo absorbente es muy importante para mantenerlos en un ambiente adecuado de temperatura. Una densidad de 21 cm2/ animal seria la adecuada y no más de 100 pollitos por contenedor.

 

La temperatura de confort debería ser 20 0C siendo muy sensibles a las variaciones de temperatura tanto hacia arriba como hacia abajo por lo hay que tener un especial control de esta temperatura en todo momento y sobre todo en los traslados de un vehículo a otro o a la planta final; los movimientos con los pollitos, nunca deben ser bruscos. No soltarlos a más de 15 cm de altura en suelos duros o de 30 cm en suelos blandos.

 

Edad de mercado: Es frecuente la aparición de hematomas en las pechugas y en las puntas de las alas por roces con el suelo de la jaula durante el transporte y por aleteos de las aves en la introducción o la recolección desde la jaula a la cadena de aturdimiento. Estas lesiones suponen una pérdida económica para el productor por lo que hay que intentar minimizar al máximo todo tipo de lesión en los pollos. El veterinario del matadero puede tener información según la coloración y la posición de los hematomas de los problemas de manejo, de donde y cuando se han producido pudiendo tomar acciones legales contra los responsables.

 

Otro de los puntos importantes a tener en cuenta cuando se transportan aves es la salud de las mismas mediante la observación de posibles síntomas clínicos, la duración del transporte además de las condiciones meteorológicas durante el transporte.

 

Signos a tener en cuenta en las aves en la carga que pueden condicionar las condiciones del transporte: Tos, estornudos, ojos llorosos, dificultad para respirar, diarrea, o trasero sucio, parásitos externos todo estos signos nos dan pistas para saber las condiciones de los animales y las medidas que debemos adoptar en la captura, tiempo de transporte y descarga.

 

 

Duración del viaje y ayuno

Se recomienda transportar a los animales en jornadas no muy largas, en ayuno de 6 a 8 horas, evitando el transporte con los buches llenos ya que en las canales de pollo pueden producirse una contaminación de la canal durante su sacrificio y procesamiento por lo que el industrial descontara esas pérdidas al ganadero por sus aves. La pérdida de peso en el ayuno del transporte es un factor que empuja a los ganaderos a llenar los buches pero las contaminaciones en las líneas de matanzas del matadero pueden bajar el precio que se paga al ganadero.

 

 

El conductor y cuidador de las aves

El transportista o camionero debe estar a formado, cualificado y autorizado para realizar el transporte ya que es el responsable de la carga durante el transporte y descarga.

 

Siempre se tendrá control y documentación sobre la carga que se lleva origen destino, tiempo de transporte para asegurar su control y trazabilidad de la carga.

 

Uno de los problemas de antiguas granjas de aves es el acceso de los camiones de transporte con lo que el diseño de la granja debe asegurar el adecuado transporte y acceso de este en sus naves para la recolección de las aves y posterior transporte, o un equipo auxiliar de transporte de módulos.

 

El camionero es el responsable del bienestar de los animales que transporta por lo que necesita comprobar su carga y entender lo que necesita y lo que debe evitar. Y no posponer o retardar su viaje una vez cargados los animales.

 

 

Resumen

No obstante si hay reglamentos al respecto, se deben establecer condiciones generales aplicables al transporte de animales, entre las que destacan dos facetas:

 

a) que el transporte se haga en condiciones adecuadas a las necesidades y características de los animales

 

b) que el personal que manipula los animales estará convenientemente formado o capacitado para ello y realizará su cometido sin recurrir a la violencia o a métodos que puedan causar a los animales temor, lesiones o sufrimientos innecesarios.

 

En dicho contenido mínimo aparece como básico incluir conocimientos acerca de la fisiología y etología de los animales, en particular a lo relativo a todo lo que pueda contribuir a conocer cómo se afecta su bienestar cuando son transportados.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Sitio Avicola

Publicidad