10 de noviembre de 2015 23:12 PM
Imprimir

Cresta Roja: fracasó la gestión de Scioli y temen despidos

Tras la derrota en la provincia de Buenos Aires, la intervención sciolista se dio a la fuga y los problemas recrudecieron.

Daniel Scioli no esperó al balotaje. Primero odenó un inédito y millonario salvataje de Rasic, la segunda avícola del país, productora de los pollos Cresta Roja, para evitar el despido de 3.000 trabajadores. Pero tras la derrota en la provincia de Buenos Aires, esa intervención se dio a la fuga y los problemas recrudecieron. Ayer volvieron los cortes de ruta y se teme lo peor. Solo queda una posibilidad de venta a un grupo mexicano, pero dependería de que los propios trabajadores, a los que querían pagarle el salario con pollos. Les piden que acepten reducir 30% el plantel.

Rasic, con dos plantas de faena en la zona de Ezeiza, pidió su convocatoria en 2014, cuando acumulaba una deuda de $ 1.529 millones. Venía perdiendo plata desde 2010, debido a una serie de políticas oficiales: deudas desde la ex ONCCA, incumplimiento de los pagos por exportaciones a Venezuela, y controles de precios, entre otras razones.

Por eso y para evitar protestas sociales en plena campaña electoral, el kirchnerismo se apiadó y hace pocos meses designó a un interventor con aval de la justicia. Se trata del quilmeño Daniel Gurzi, un colaborador directo de Aníbal Fernández. Cuando asumió había prometido que “la Provincia va a entregar Cresta Roja normalizada”. Pero no volvió a aparecer tras la derrota electoral del jefe de Gabinete.

No hay información oficial sobre cuánto dinero inyectó la gestión sciolista en la avícola concursada, pero fueron decenas de millones. Hace una semana ingresaron los últimos $ 60 millones, que debían destinarse a comprar alimento para engordar los pollos. Pero parte del dinero se derivó al pago de las quincenas del personal de planta de faena, que amenazaba con nuevas protestas. La actividad de faena nunca volvió a ser normal y ayer se avisó que no habría más dinero del Estado. La gente de los criaderos cortó el tránsito en la ruta 205 porque la plata no alcanzó para ellos.

Tras el desbande de Gurzi y de su equipo (al frente de la intervención apenas quedan un par de funcionarios de la Municipalidad de Ezeiza, cuyo hombre fuerte es el secretario de Seguridad, Alejandro Granados), el que volvió a escena fue Milenko Rasic, fundador y dueño de la empresa convocada. En reuniones con los delegados, insistió que la salida es achicar 30% el personal y disminuir 30% los salarios. En los últimos días hubo un interesado recorriendo ese establecimiento. Se trata del Grupo Bachoco, de México, también especializado en la producción avícola.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin Matías Longoni

Publicidad