11 de noviembre de 2015 12:49 PM
Imprimir

Sanidad del rodeo, clave para lograr un ternero por año

Técnicos del INTA Balcarce brindan pautas de manejo para tener en cuenta antes del servicio. Una buena situación sanitaria y nutricional incrementa la eficiencia y los kilos de carne por hectáreas logrados.

En la Argentina sólo se obtiene el 65 % de destete en los rodeos de cría por año. Para mejorar los índices productivos, el equipo de Producción Animal del INTA Balcarce –Buenos Aires– determinó que con una buena situación sanitaria, reproductiva y nutricional es posible incrementar la eficiencia y los kilos de carne por hectárea obtenidos.

“El preservicio es la etapa en la que se determina si el rodeo está en condiciones de lograr al menos un ternero por año”, expresó Agustín Scioli, del grupo Sanidad Animal de esa unidad del INTA, para quien “este es el momento en el que se toman decisiones en el sistema, para comenzar el servicio y maximizar las ganancias”.

Un buen estado nutricional sumado a detección temprana de enfermedades de transmisión sexual (ETS), hacen la diferencia. Para Scioli, “muchas veces, y por distintas razones, el productor identifica tarde estos problemas y eso repercute de manera negativa en la productividad de la empresa”.

En este sentido, el veterinario del INTA aseguró que es fundamental conocer cuál es la situación sanitaria de la zona, para determinar cuáles son las principales enfermedades que pueden darse. “Es necesario tener un protocolo sanitario acorde a cada establecimiento y a afección, como por ejemplo brucelosis, leptospirosis, ETS (Tricomonosis y Campylobacteriosis), DVB (Diarrea viral bovina), IBR (Herpesvirus bovino) y neosporosis, entre otras”, explicó.

Para Scioli, se debe tener un cuidado especial con las vaquillonas y vacas de segundo servicio. “Estos animales están todavía en crecimiento y a su vez tienen que criar un ternero, por lo que se debe prestar mucha atención al estado nutricional y sanitario de estas categorías”.
Asimismo, el técnico indicó que el manejo sanitario debe estar acompañado por otras metodologías de trabajo, que tengan en cuenta la situación de cada año y de cada establecimiento, como el mantenimiento de buen alambrado perimetral, el control sanitario de los animales a la entrada y la salida de los establecimientos y la eliminación de los vientres que no presente ternero al finalizar la parición.

“De esta forma, una medida se potencia con la otra y se genera una sanidad acorde a lo planificado tanto por el veterinario como por el productor”, aseguró Scioli.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad