12 de noviembre de 2015 10:30 AM
Imprimir

La EFSA emite una opinión científica aclarando aspectos del transporte y almacenamiento de la carne fresca

La EFSA ha publicado hace unos meses una opinión científica en la que analizó los riesgos para la salud pública del mantenimiento de la cadena de frío durante el almacenamiento y transporte de carne. Tras dicha opinión, desde la Comisión Europea se solicitó a la EFSA que aclarara diversos aspectos ante datos aportados por organizaciones […]

La EFSA ha publicado hace unos meses una opinión científica en la que analizó los riesgos para la salud pública del mantenimiento de la cadena de frío durante el almacenamiento y transporte de carne. Tras dicha opinión, desde la Comisión Europea se solicitó a la EFSA que aclarara diversos aspectos ante datos aportados por organizaciones como la Universidad Católica de Lovaina (KU Leuven) o la TNO, una organización holandesa dedicada a la investigación.
La EFSA ha emitido una enmienda a la opinión científica emitida en su momento, que pueden consultar en  http://www.eurocarne.com/daal?a1=informes&a2=4291.pdf , afirmando que la primera parte de su opinión científica no necesita de ningún tipo de cambio ya que el estudio de la Universidad de Lovaina ha utilizado un modelo con temperaturas y condiciones diferentes pero sus resultados no contradicen las conclusiones o recomendaciones del dictamen de la EFSA.

También se pidió a la EFSA que confirmara que los requisitos adicionales, tales como una temperatura máxima en el centro de las piezas justos ntes del transporte, podría ser un buen parámetro adicional para tener un mejor control y mantener así la temperatura en la superficie durante el transporte y almacenamiento.

Para la EFSA hay muchos factores que influyen en la relación entre la temperatura interior y exterior de las piezas de carne. Enfriar la pieza hasta alcanzar una determinada temperatura en su interior es una opción interesante para la EFSA con el objetivo de que se enfríe lo suficiente.

En el caso de la carne de vacuno, y bajo unas determinadas condiciones, una temperatura de 15ºC es suficiente para eliminar el 70% del calor de la canal para su transporte posterior.

EFSA entiende que se podrían dar resultados similares en el caso de piezas y trozos destinados a carne picada o preparados de carne y por tanto, las conlusiones y recomendaciones de la segunda parte de la opinión científica de la EFSA se pueden paliar a todas las especies animales, sin necesidad de ningún tipo de diferenciación.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Eurocarne

Publicidad