13 de noviembre de 2015 23:00 PM
Imprimir

Vietnam despega de la mano de su agro

Es el segundo exportador mundial de arroz, cuya producción se incrementó 20% en diez años. El Acuerdo del Transpacífico y su relación con China abren nuevas oportunidades para este país.

Vietnam sería el país más beneficiado por el Acuerdo del Transpacífico (TPP) entre 12 países; y en 10 años el producto podría crecer 11% (es decir, unos U$S 36.000 millones) y sus exportaciones darían un salto de 28%.

El gobierno de Hanoi advierte esta posibilidad. Por eso ha suscripto un acuerdo separado con Estados Unidos, por el que se compromete a reconocer sindicatos independientes del Partido y el Estado, con libre ejercicio de huelga.

 

Este pacto será supervisado por una comisión constituida por Hanoi, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la AFL/CIO, central sindical norteamericana. Vietnam es el segundo exportador mundial de arroz después de Tailandia; y el primero en las variedades de arroz barato, de baja calidad energética.

 

La producción de arroz se ha incrementado 25% desde 2000, por su expansión en el Sur (Delta del río Mekong) y a la práctica de múltiples cosechas anuales favorecidas por el clima tropical, y el uso intensivo de pesticidas y fertilizantes.

 

Una restricción fundamental al alza de la producción de arroz es el daño ecológico que implica su expansión, acentuado por un régimen de lluvias poco confiable (monzón). Las reformas comenzaron hace 20 años (1986); y su éxito se puede medir por el alza del consumo de calorías diarias.

 

En 1961, se consumían 1.600 calorías por día (90% arroz y vegetales), y trepó a 2.700 calorías en 2009 (60% granos, el resto proteínas cárnicas). Estas proteínas son los alimentos que más rápidamente han crecido, a los que hay que sumar, por primera vez en la historia vietnamita, la leche y derivados.

 

El auge del consumo de proteínas cárnicas es sólo inferior al de China, y alcanza a 80% de sus niveles, con una ingesta per cápita (50 kilogramos de carne por año) superior a Estados Unidos y Japón.

 

Vietnam está profundamente integrado en la economía mundial, a través de una red de libre comercio con 40 países, que ahora culmina con el TPP. En 1995 (ASEAN), Vietnam exportaba productos agrícolas por U$S 1.000 millones, y entre 2005 y 2010, sus ventas dentro de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) se multiplicaron por tres.

 

En 2007, ingresó en la Organización Mundial de Comercio (OMC), y sus ventas agrícolas a Estados Unidos se duplicaron en 2 años, y logró el primer superávit comercial de su historia.

 

En 4 años (2007-2011), las exportaciones agrícolas pasaron de U$S 6.000 millones a U$S 10.000 millones y las ventas externas treparon a U$S 13.000 millones. La apertura de las últimas 2 décadas ha desatado una verdadera explosión de la industria ictícola, en pleno auge mundial de esta industria de alimentos.

 

El total de ventas externas del sector era U$S 500 millones en 1994, y superó los U$S 4.000 millones en 2012, con epicentro productivo en la cuenca del río Mekong. La oportunidad principal que abre el TPP para Vietnam no reside en la rebaja o eliminación de tarifas para sus exportaciones, sino en la atracción en gran escala de inversiones extranjeras directas (IED), ante todo proveniente de China, y dirigida a su industria textil, vestimenta y equipos deportivos.

 

Los salarios reales han aumentado en China 20% anual en los últimos 6 años; y esto ha eliminado la competitividad de la manufactura trabajo-intensiva, sobre todo la situada en las provincias costeras.

 

Es probable que estas industrias chinas ahora se vuelquen a producir en Vietnam, para enfrentar no sólo el problema de costos sino también aprovechar el mercado ampliado que ofrece el TPP.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad