14 de noviembre de 2015 11:30 AM
Imprimir

El campo podría recuperar hasta 700.000 hectáreas que iba a dejar de sembrar

La suba en los precios y las expectativas de que si gana Mauricio Macri eliminará las retenciones impulsaron a los productores a replantear sus planes

El campo se adelantó a las elecciones del domingo 22. La expectativa de los productores de que el nuevo gobierno eliminará o bajará las retenciones y quitará las trabas para exportar generó la recuperación para la siembra de hasta 700.000 hectáreas que se iban a dejar de sembrar en la campaña 2015/2016. En plata son US$ 425 millones adicionales que destinará el sector para esa tarea.

Hasta antes de las elecciones del 25 de octubre pasado, cuando Daniel Scioli parecía imponerse en la primera vuelta, en el Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA) preveían que la superficie de la campaña 2015/2016 iba a cerrar con una caída de 1,73 millones de hectáreas versus el ciclo pasado, 2014/2015. Ahora, con Mauricio Macri al frente de la mayoría de los sondeos para el próximo domingo, estiman que, si bien habría una merma cercana al millón de hectáreas, 700.000 hectáreas se recuperarán para la siembra.

De los dos candidatos que quedaron para el ballottage, Macri fue mucho antes más concreto en promesas para eliminar retenciones al trigo, el girasol, el maíz, las economías regionales y bajarlas cinco puntos por año en la soja. Recién después de perder ampliamente en las zonas rurales Daniel Scioli ajustó sus propuestas, con eliminación de retenciones a varios granos e incluso una quita de 10 puntos al 35% de la soja.

También en la consultora Agritrend observan que volverá algo de superficie. Para Gustavo López, analista, son 500.000 hectáreas. Antes se iban a dejar 1,3 millones de hectáreas y ahora esa cifra se achicó a 800.000 hectáreas.

En el ciclo pasado se implantaron, en total, 34 millones de hectáreas. Para la nueva campaña serían 33,2 millones de hectáreas. Vale destacar que el campo igual sembrará menos que el año pasado por cuarta campaña consecutiva.

“Si hay condiciones climáticas, se confirman las medidas en torno de la eliminación de retenciones y se liberan las exportaciones, la recuperación rondará las 700.000 hectáreas”, dijo Ernesto Ambrosetti, economista en jefe de la Rural. Para Ambrosetti esa superficie se compone de 300.000 hectáreas con maíz, 150.000 hectáreas de girasol y 250.000 hectáreas de soja.

Además de la expectativa por las retenciones, el maíz tuvo una mejora en los precios. La posición abril del cereal, que marca la entrada de la nueva cosecha, subió 4,3% entre el 23 de octubre [antes de las elecciones] y el cierre de ayer en el Mercado a Término de Buenos Aires, al pasar de 137 a 142,90 dólares por tonelada. En tanto, en el mismo período la opción de negocios forward para la zona del Gran Rosario mostró un alza del 7,69% en el valor del maíz para entrega entre abril y mayo, dado que subió de 130 a 140 dólares por tonelada.

 

En su último informe de coyuntura, el Ieral, de la Fundación Mediterránea, destacó que mejoró la paridad entre los precios locales e internacionales de los granos. En el caso del maíz sostiene, entre otros puntos, que operaciones con entrega en abril se estuvieron negociando un 18% por encima de los valores del septiembre.

 

“Hace unos meses estimábamos en maíz una caída en la superficie sembrada que podía alcanzar el 40%. Hoy creemos que ya se recuperó un 10% de la misma y esperamos que cuando termine la campaña la reducción sea apenas del 20 por ciento. Esto implica una superficie adicional de entre 300.000 a 500.000 hectáreas”, dijo Alfredo Paseyro, presidente de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA).

 

Al respecto, en Monsanto, empresa líder del mercado semillero, una fuente contó: “Se está moviendo fuerte la demanda de bolsas de semillas”.

 

En tanto, Eddy Fay, director de OCP, estimó que para fertilizantes podría esperarse una demanda de 100.000 toneladas más. “Cuando las reglas de juego se normalizan y se tornan predecibles el foco pasa a ser maximizar la producción y la tecnología. De ahí el aumento del uso de fertilizantes”, opinó.

 

 

Las vacas siguen la tendencia

Según el último informe del Ieral, en el caso de la hacienda vacuna los precios locales en pesos subieron 8% desde la semana previa a las elecciones del 25 de octubre, en línea con las expectativas de cambio. “Durante las tres semanas previas a las elecciones presidenciales el Índice General del Mercado de Liniers (precio ponderado de toda la hacienda) promedió valores en torno de 18 pesos. Sin embargo, en las últimas dos semanas y media el valor ha venido in crescendo y en la semana actual promedia $ 19,40 (+8% respecto de la semana previa a los comicios)”, indicó.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad