15 de noviembre de 2015 12:42 PM
Imprimir

Minuto a minuto

Actitudes polarizadas para una incertidumbre hasta el último voto. El dólar, centro de todo.

Al día de hoy, todas las encuestas auguran que la elección del domingo que viene la ganaría Mauricio Macri. Creer que eso significa que el resultado electoral está definido constituye un error grosero. Nada está definido aún. No son pocos los que decidirán su voto recién cuando estén en el cuarto oscuro frente a las dos boletas: la de Scioli y la de Macri.

 

El duro presente electoral de Scioli lo obliga a luchar todos los días contra un frente interno que lo castiga sin cesar. “Lo que nos están haciendo Cristina y La Cámpora no tiene nombre”, se sinceraba un alfil del candidato en los últimos días de la semana que pasó. El exabrupto de Axel Kicillof contra Sergio Massa y, por carácter transitivo, sus votantes, los nombramientos escandalosos en cargos públicos de militantes de La Cámpora, los dichos diarios de Aníbal Fernández y el comunicado del ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, responsabilizando a la gestión de Scioli por las inundaciones que están frenando la construcción de las vías del tren a Mar del Plata, fueron verdaderos mandobles que sacudieron la campaña del candidato del FpV, a los que hay que sumar las tomas de terrenos en Merlo y el problema que le genera la dura circunstancia de una situación económica complicada que se ha hecho ya indisimulable.

 

Por eso, Scioli se ha visto obligado a reconocer la existencia del cepo cambiario, de la inflación, del efecto nocivo que sobre los salarios tiene el mal llamado mínimo no imponible y sus escalas de aplicación, de lo negativas que para la producción agropecuaria resultan las retenciones, y un largo etcétera causado por el combo de desatinos producidos por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

 

Por el lado de Cambiemos se vive un momento de expectación. Sabedores de lo que señalan todas las encuestas, todavía no ganaron. “Esto es como un partido de fútbol: se define en el último segundo del último minuto”, señala una voz desde las entrañas del PRO. Por eso, Macri y su entorno bajan diariamente la consigna referente a la necesidad de no caer en actitudes triunfalistas. Uno de los temas sobre los cuales se insistirá mucho en esta semana final de la campaña es la correcta fiscalización del comicio y del escrutinio, sin cuya existencia no hay chance de victoria alguna.

De cara a un eventual gobierno, hay al interior de Cambiemos un intenso ir y venir sobre las medidas económicas a implementar inmediatamente después del 10-D. La expectativa existente en torno al levantamiento del cepo genera discusiones entre el candidato y sus principales espadas económicas. No todos comparten la idea de la metodología del shock. La devaluación por sí sola no soluciona los desbarajustes de la economía argentina. Ya se vio durante el ajuste cambiario que implementó Kicillof en enero de 2014.

 

Macri, por su parte, mantiene contactos frecuentes personales con Sergio Massa, transformado no sólo en un gran elector sino también en un guardián de la gobernabilidad. Ese es un rol de suma importancia que habrá de jugar en la gestión de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y, por supuesto, la de Macri si es que gana la elección del próximo domingo. Lo que no está definido aún es qué tipo de acuerdo se buscará. “Lo que Mauricio debería buscar son acuerdos parlamentarios de tipo institucional. Si lo que persigue, en cambio, es atraer nombres para ocupar cargos, la cosa será más difícil”, señala un hombre de la cercanía de Massa.

 

 

Debe recordarse que en enero de 2014 devaluó axel Kicillof, pero fracasó.

En el medio de todo esto se ubica la Presidenta, cuyo norte político es claro: retener la mayor cuota posible de poder después del 10 de diciembre. La desesperación es tal que ya las formas no importan. Así, militantes de La Cámpora que van de aquí para allá con el objeto de llenar vacantes existentes en las distintas reparticiones del Estado, la creación de nuevas dependencias, nombramientos insólitos de nuevos embajadores y designaciones de fiscales y jueces representan el repertorio de medidas que la Presidenta está adoptando en estos últimos días de frenesí.

 

Estas actitudes de Fernández de Kirchner están causando un creciente malestar en distintos sectores del peronismo, que ven con un disgusto cada vez más difícil de ocultar esta presencia de La Cámpora que les es totalmente ajena. Hay voces que han decidido no callar más esta situación que se les hace insoportable: es el caso del gobernador reelecto de Salta, Juan Manuel Urtubey, cuyo disconformismo se ha escuchado sin eufemismos.

 

Ante semejante panorama, el hecho más importante de esta pobre campaña electoral habrá de ocurrir hoy: será el debate que Macri y Scioli mantendrán esta noche en la Facultad de Derecho de la UBA. El hecho constituirá, además, un hito histórico no sólo por ser el primero que tendrá lugar en la Argentina sino porque, además, fijará un precedente del cual no se podrá retroceder.

 

Lo fundamental del debate no radica en quién lo gana. Al respecto, el primer debate presidencial de la historia –que tuvo lugar el 26 de septiembre de 1960 en los estudios de la CBS en Chicago y fue protagonizado por Kennedy y Nixon– marcó lo relativo de su incidencia en el resultado electoral, ya que para quienes lo vieron por televisión el ganador fue Kennedy, mientras que, para los que lo escucharon por radio, el vencedor fue Nixon. La importancia del debate presidencial trasciende lo electoral porque cobra la dimensión de un acto de docencia cívica, en el que queda consagrada la diversidad de las ideas y las propuestas, representativas de la pluralidad que constituye la esencia de la convivencia democrática, atributo perdido durante los largos años del kirchnerismo en el poder que el país debe recuperar cuanto antes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Perfil

Publicidad