16 de noviembre de 2015 23:54 PM
Imprimir

Chile : Efecto dólar en el agro se disipó por depreciación de monedas, mayores costos y bajos precios

Agro, uns sector cuyo sello en 2015 estuvo marcado por el dinamismo, pero también por algunas sombras. Crece a tasas más altas que la economía y es uno de los más prósperos entre las industrias productivas. Con un dólar que pasó desde los $570,6 en promedio en 2014 a cotizarse en $647,5 durante este año, […]

Agro, uns sector cuyo sello en 2015 estuvo marcado por el dinamismo, pero también por algunas sombras. Crece a tasas más altas que la economía y es uno de los más prósperos entre las industrias productivas. Con un dólar que pasó desde los $570,6 en promedio en 2014 a cotizarse en $647,5 durante este año, la agricultura logró recuperarse de temporadas muy golpeadas por el bajo tipo de cambio. Sin embargo, no todos los negocios del agro pudieron sacar provecho de los mayores retornos por el alza del dólar.

 

Los bajos precios a los que tuvieron que vender sus productos este año azotaron a los productores de leche y no le permitieron a la industria vitivinícola generar mayores ingresos, pese al aumento en los volúmenes de exportación.

Por otra parte, la prohibición de importaciones que puso Rusia a algunos alimentos provenientes de la Unión Europea (UE) afectaron indirectamente el destino de las manzanas chilenas, puesto que los productores de esos países se vieron obligados a redestinar mercancías a importantes mercados para Chile, aumentando la competencia.

 

 

Los granos son los grandes ganadores del actual ejercicio.

La gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Ema Budinich, estima que en 2015 las exportaciones cerrarán con caídas, explicadas básicamente por menores retornos. “El fortalecimiento del dólar provocó la depreciación de las monedas de varios mercados relevantes para el sector, por ejemplo, América Latina (Brasil, Colombia, entre otros), también en Asia y en Europa, con la consiguiente caída en los retornos unitarios”, advirtió.

En la SNA estiman que el fin del ciclo del cobre significará este año una caída de US$ 10.000 millones en las exportaciones totales del país, siendo los envíos agrícolas y agroindustriales, en particular, las menos afectadas: prevén que estas caigan entre 5% y 7%.

El gremio proyecta para 2016 una expansión de entre 5 y 6% del sector silvoagropecuario.

 

 

Bajos precios y altos costos complican a los lecheros: “un año muy difícil”


El alza del dólar golpeó los costos de los productores lecheros. Rodrigo Lavín, vicepresidente de la Federación Nacional de Productores de Leche (Fedeleche), explica que en gran medida dependen de muchas cosas que son importadas para realizar su trabajo, como alimentos, granos, maquinaria, etc., lo que encarece la producción.

Lavín, quien también es presidente de la lechería Agrollanquihue, asegura que en su caso los costos aumentaron entre 30% y 40% por efecto del dólar y de la sequía.

Pero el gran problema del sector lácteo tiene que ver con los precios pagados al productor, casi 20% más bajos. Esto fue lo que dejó el 2015 para los lecheros, a quienes les estarían pagando unos $185 por el litro de leche en promedio, según estima el vicepresidente de la multigremial.

“Con el alza del dólar uno hubiera esperado que los negocios internacionales de las plantas lecheras hubieran tenido más retornos y que esos hubieran llegado a los productores, pero la verdad es que eso tampoco ocurrió”, afirma.

La sequía, el aumento de costos y los bajos precios hacen que Lavín defina el 2015 como “un año muy difícil”. De hecho, según un catastro de Fedeleche entregado hace una semana a “El Mercurio”, en los últimos dos meses, 30 lecherías entre Casablanca y Chiloé habían cerrado sus puertas por el complejo escenario del negocio.

“Espero que el 2016 sea más de alivio que de dificultades, que sea un repunte y que sea una salida a flote de los sistemas productivos”, dice.

 

 

Carne importada subió 20% por efecto de la divisa


Como un “año raro” evalúa Rolando Varela, gerente comercial de Doña Carne, el 2015. La gran sequía de mediados de año en el sur hizo que los ganaderos usaran antes el alimento que tenían para los animales y anticiparon el ganado, lo que se tradujo en que el precio de la carne nacional estuviera muy por debajo del internacional. “Eso nos trajo problemas para el resto del año, porque hubo escasez de ganado y en estos momentos está cara la carne”, señala Varela, quien asegura que en general octubre es el mes de altos precios de esta proteína y que este año el fenómeno se anticipó a agosto.

Para Doña Carne, que se abastece en un 60% de productores nacionales y en un 40% de carne de otros países, el mercado importado también tuvo problemáticas. Varela indica que este año subió 10% la carne importada, más el efecto dólar, lo que se traduce en un alza de 20%.

En tanto, en octubre, en Paraguay prohibieron la exportación a algunas plantas, lo que generó un exceso de oferta en el país, presionando los precios a la baja, explicó el ejecutivo.

Además, reconoce que este año se vio un cambio de tendencia de parte de los consumidores por las condiciones económicas. “El que consumía vacuno se fue a cerdo y el de cerdo, al pollo”, asegura.

 

 

Ingresos del sector vitivinícola se mantienen planos


A septiembre, el volumen de envíos de vino creció 8,7%. Sin embargo, este incremento no alcanzó a compensar la baja de 8,47% del precio promedio. Lo anterior desencadenó que el ingreso total disminuyera un 0,52%. El presidente de Vinos de Chile, Mario Pablo Silva, explica que la depreciación del real y del euro frente al dólar impacta en los precios. “Hay un efecto temporal producido por el aumento de volumen de producción de vino, debido a una cosecha abundante”, señala. Silva, quien además de liderar el gremio también es gerente general de la Viña Casa, agrega que lo anterior siempre genera un aumento de ventas en los segmentos de precios más bajos, pero asegura que sería un efecto transitorio.

La percepción de los resultados de la industria no son tan amargos. “El 2015, sin ser un año ideal ni mucho menos, por la inestabilidad de los mercados y excesos de producción, es un año que mejora respecto de los anteriores, lo que nos da esperanza de que la tendencia muy negativa de los últimos ejercicios por la baja del dólar y aumento en los costos, pueda tender a revertirse poco a poco en el mediano plazo”, sostiene Silva.

Si bien el líder de la industria vitivinícola asegura que aquellos retornos de ventas en dólares hacen que las empresas reciban más pesos en la conversión, se estima que alrededor del 60% de los costos de la industria de vino embotellado están indexados a esta divisa, por lo que también tienen que desembolsar mayores recursos.

 

 

Fruticultura: el negocio de las manzanas se debe reinventar


Si bien el dólar comenzó a subir a fines del año pasado, el alza fuerte se dio a mediados de 2015, lo que no permitió un gran impulso para la fruticultura, salvo en las de temporada tardía. “El dólar puede ser relevante para los anticipos de exportación que están recibiendo los productores y exportadores ahora (entre octubre y diciembre), por las cerezas a China y la uva del norte”, detalla Juan Carolus Brown, presidente de Fedefruta.

A su juicio, el 2015 fue un buen año mixto en el desempeño de las cerezas: algunas tuvieron buen retorno y otras registraron problemas de condición.

En el caso de la uva, fue un período parejo. La popularidad de los arándanos en Estados Unidos hizo brillar a esta especie. En tanto, las manzanas son las grandes perdedoras de la temporada que finalizó este año. “Hay mucha manzana dando vueltas en el mundo y a mi juicio no está complicado por una temporada, sino que es una cosa estructural. Ahí Chile necesita renovarse de forma importante”, dice Brown.

Sin embargo, las lluvias tardías de primavera -que se estima podrían extenderse hasta diciembre- tienen en alerta a la temporada frutícola 2015-2016. La existencia de precipitaciones en esa etapa del año puede ser fatal para las cerezas. Afirma que si las lluvias siguen de aquí a tres semanas más, generará problemas para el sector.

 

 

Huevos alcanzaron récord


El 2015 volvió a ser un buen año para la industria de los huevos. Por segundo año consecutivo, este sector registrará un récord de producción, previendo alcanzar los 3.550 millones de unidades, superando así los 3.404 millones de huevos producidos en 2014. Lo anterior implicará un alza de 4,3%, según un informe de ChileHuevos, asociación que agrupa a 36 empresas, que juntas concentran el 80% de las ventas en el país.

Los positivos resultados de la industria -cuyas ventas llegarían a los US$ 500 millones- se explican por una mayor valorización del producto de parte de los consumidores, destacó Patricio Kurte, gerente general de ChileHuevos, entidad que realizó varias campañas para desmitificar los efectos negativos que se percibían de este alimento sobre la salud de las personas, sobre todo por el colesterol.

 

 

Frutos secos: mayores valores


Las exportaciones de frutos secos tuvieron un desempeño mixto durante este año. Si bien los precios de las nueces con cáscara cayeron 18% durante el segundo trimestre de 2015 respecto del mismo lapso del año anterior, los mayores envíos de esta fruta seca en volumen lograron compensar la baja en los precios, generando mayores valores de exportación, según datos del Banco Central. Las sin cáscara se mantuvieron relativamente constantes. El presidente de Fedefruta, Juan Carolus Brown, cree que la baja en el precio de las nueces se dio por una sobreproducción en EE.UU. Brown piensa que los precios de este fruto seco se van a tender a estabilizar entre el valor de este año y el que registraron el año pasado.

En el caso de las almendras sin cáscara, el volumen y el valor se duplicaron, mientras que los precios se mantuvieron similares.

 

 

Granos: los de mejor desempeño


Dentro de los rubros con mejor desempeño están para la gerenta de estudios de la SNA, Ema Budinich, los cultivos anuales, con un crecimiento de 14%, gracias a mejores rendimientos. Además, este tipo de productos como trigo, avena, maíz, arroz, entre otros, también vio su mejoría explicada por un leve aumento de la superficie sembrada. La SNA señaló que hubo algunas excepciones en la mejoría de rendimientos y de superficie sembrada, como el caso de la avena y semilleros de maíz, por menor demanda externa.Budinich señala que para los cultivos anuales en 2016, se prevé una caída del orden del 4%, explicada básicamente por menores siembras

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad