18 de noviembre de 2015 03:42 AM
Imprimir

“Nos compararon poco más que con el tabaco”

El gerente de Centenario se refirió a la importancia de la familia en el éxito de la empresa y la repercusión del informe de la OMS sobre cáncer y chacinados

A los12 años, Enrique Goldwasser, ya trabajaba como vendedor en algunos mercados porque en su casa “siempre faltaba un vintén para el peso”. Por esa razón no pudo terminar primero de liceo. De todas formas, cuando comenzó a trabajar en el frigorífico Centenario, a los 21 años, se interiorizó en tecnologías alimentarias y asistió a cursos y especializaciones en Uruguay y el exterior. “Empecé a trabajar en la administración de Centenario atendiendo al público, pero me gustó la parte de producción y trabajé en toda la fábrica”, recordó quien es, a los 69 años, gerente general del frigorífico.
Centenario, con 180 empleados, busca mantener sus orígenes intactos. Tal es así, que Goldwasser le compró a un exrepartidor una de las cachilas que se utilizaba para el reparto en los comienzos del frigorífico; aún continúa circulando por las calles de Montevideo y actualmente se utiliza para publicidad.

 

¿Cómo empezó a trabajar en Centenario?

Mi suegro era el dueño, aunque en ese momento Centenario era mucho más chico, abarcaba sólo una esquina. Era como una fiambrería al público.
Cuando empezó con la empresa, mi suegro tenía dos socios. Uno de ellos falleció muy joven y yo le compré la parte a la viuda. Después, juntos, le compramos la parte al otro socio. Quedó todo en familia. Así fuimos escalando de a poco hasta llegar a lo que es Centenario hoy.

 

¿Qué opina del informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los embutidos y su relación con el cáncer?

Nos compararon poco más que con el tabaco. Yo respeto mucho a la OMS, pero entiendo que para hacer el informe, se basaron en personas que hacen un consumo de carnes y embutidos exagerados. Ninguna exageración sirve. El resultado sería adecuado si lo hacen con personas que desayunan y almuerzan carne. En la prensa, el subdirector del Instituto Nacional del Cáncer, Mauricio Cuello, relativizó el informe porque no tuvieron en cuenta otras variables de alimentación y de hábitos saludables.

 

¿Desde la industria frigorífica, es necesario salir a defender la producción de los frigoríficos?

No sé si hay que defenderla o aquí está el trabajo de la prensa y de nosotros de que la gente esté un poquito más informada.
Es importante conocer qué hay detrás de la industria del chacinado. Existe una ordenanza bromatológica que regula los ingredientes y aditivos. Esto Bromatología lo actualiza con los descubrimientos de la ciencia, lo controla, saca muestras y analiza y ve que los productos estén dentro de los parámetros permitidos. En las plantas hay una inspección permanente, con una exigencia muy rigurosa en todo el proceso, desde el ingreso de las materias primas.
Yo ingiero todos los productos; mi madre va a cumplir 105 años y los come, los comen mis hijos y mis nietos porque confío en ellos.

 

¿Centenario va a hacer algo para informar sobre el procedimiento de elaboración de los productos y la importancia de una dieta balanceada?

Estamos haciendo pequeños spots con locutores que van a informar de las cualidades y beneficios de nuestros productos, pero dando tranquilidad a la gente de que hay que hacer una dieta variada. Si el informe fuera determinante para el cáncer, todos los médicos serían tontos porque en los hospitales les dan jamón a los pacientes.

 

¿Cómo ve a la industria y el mercado frigorífico con la desaceleración económica actual?

Lógicamente que, cuando la desocupación aumenta, el grupo familiar que tiene menos ingresos, empieza a medir sus gastos. Primero empiezan por las cosas superfluas, en la dieta también. Hoy en día se ha incrementado el consumo de carne de cerdo porque está 40% más barata que la carne vacuna. El consumo de embutidos siempre anduvo entre el 11% y el 13% per cápita por año. Dentro de toda la gama de embutidos lo que más se consume es: jamón, chorizos y frankfurters.

 

¿Cuál es el producto estrella de Centenario?

Casi la mitad de la producción del frigorífico es el jamón cocido. De todas formas, no nos queremos destacar por un solo producto; tratamos de que toda nuestra línea no defraude.

 

¿Cómo definiría la misión de Centenario?

Tratamos de que nuestros productos estén dentro de parámetros saludables y ricos. Procuramos que la gente de nuestra empresa haga carrera y llegue a puestos altos por sus méritos. Formamos una familia con el personal y estamos orgullosos de eso

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad