19 de noviembre de 2015 00:48 AM
Imprimir

El BCP abre puertas para refinanciaciones en el agro

PARAGUAY : Las pérdidas que deriven de reducciones abruptas y sostenidas de precios de productos agrícolas podrán dejar de ser consideradas como debilidades financieras o como dudas razonables sobre reembolso de créditos en los préstamos vinculados con la actividad agrícola, según resolvió ayer el director del Banco Central del Paraguay, Carlos Fernández Valdovinos

El BCP estableció que hasta el 30 de junio de 2016, previo estudio de cada caso en particular, que las entidades financieras podrán dejar de considerar las pérdidas comprobables que deriven de reducciones abruptas y sostenidas de precios de productos agrícolas como debilidades financieras transitorias, o como dudas razonables sobre el reembolso del crédito, según expresa el artículo uno de la resolución número 2, fechada ayer.

 

Añade que la medida es a los efectos de la clasificación del riesgo en aquellos préstamos otorgados a los sectores vinculados con la actividad agrícola.

 

La excepción no regirá en caso que la mora justifique una clasificación más rigurosa del deudor, conforme a lo determinado en la resolución 1, del 28/09/2007, aclara el documento.

 

La nueva normativa también dispone que será la Superintendencia de Bancos la que establecerá los actores vinculados con la cadena agrícola que serán sujetos de la presente medida, así como las condiciones para la determinación de los que implica “reducciones abruptas y sostenidas de precios”, referidas en la misma.

 

“Las entidades financieras deberán constituir previsiones mínimas equivalentes al cinco por ciento (5%) sobre el saldo de la cartera de créditos beneficiada con la medida transitoria establecida en el artículo 1 de la presente resolución”, indica otro punto del documento.

 

Igualmente obliga a que las entidades financieras remitan a la Superintendencia de Bancos el listado de clientes beneficiados con la medida temporal.

 

En otro punto, la banca matriz autoriza el diferimiento de los cargos generados por las previsiones establecidas en la presente medida, “a ser reconocidos gradualmente en los resultados de las entidades financieras en un plazo no mayor de 36 meses”. Señala, además, que las entidades financieras no podrán distribuir utilidades por el saldo de los cargos diferidos, autorizados.

 

Uno de los argumentos es que la abrupta caída de los precios de los comodities agrícolas no fue acompañada por un ajuste en los costos, que provocaron una fuerte reducción en los márgenes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: ABC

Publicidad