22 de noviembre de 2015 13:38 PM
Imprimir

“Que dejen al campo trabajar”

Dirigentes de la Sociedad Rural del Neuquén alertaron esta semana sobre la necesidad de un drástico cambio de políticas ganaderas.

Para los ruralistas neuquinos, sea quien fuere el próximo presidente de los argentinos, la política para el sector ganadero no podrá hacer otra cosa que cambiar, porque “en estos últimos años hemos caminado para atrás en vez de ir hacia adelante…”.

 

Así lo dieron a entender los integrantes de la conducción de la Sociedad Rural del Neuquén, quienes desgranaron la actualidad del sector y advirtieron que “ni siquiera pedimos incentivos, alcanzaría con que dejen al campo trabajar…”.

 

Martín Zimmermann –presidente–, Guillermo Facht –vicepresidente– y Diego García Rambeaud mantuvieron un encuentro con “Río Negro” minutos antes del inicio del remate de reproductores que se realizó el pasado domingo en el predio ferial de Junín de los Andes (ver recuadro). Las que siguen son algunas de sus definiciones.

 

“Independientemente de quien gane las elecciones nacionales. Habrá que hacer cambios por necesidad”, afirmaron los ganaderos. Añadieron que la política ganadera de los últimos años, en lo que nos incumbe a nosotros, fue muy mala. El sector fue para atrás y eso significa miles de puestos de trabajo perdidos, 1.230 frigoríficos cerrados, once millones de cabeza menos y pasar de ser tercer exportador mundial de carne a integrar una categoría que ahora se llama ‘otros’. Un desastre”.

 

En ese sentido subrayaron que “la Argentina necesita exportar y las políticas van a tener que ir hacia allí; ni siquiera hablamos de incentivar al sector, sino de que nos dejen hacer, porque nosotros, el campo, sabemos cómo producir…”.

 

En la misma sintonía, los conductores de la SRN explicaron que “dejarnos producir es abrir las exportaciones, dejar que haya un sector que produzca para consumo interno, que es muy importante, y otro para exportación… Va a subir automáticamente la relación entre peso y faena; va a haber mucho novillo que se va a terminar más pesado, con lo cual va a haber más carne para exportar y suficiente para el sector interno. Quizá unos meses falte un poquitito pero hay carnes alternativas y no se van a disparar los precios…”.

 

Los ruralistas aventuraron que con una línea de acción semejante, “en pocos años iríamos recuperando el stock, aumentaríamos el peso/faena y en cuatro o cinco años el nivel de producción de Argentina cambiaría drásticamente y podríamos volver a exportar un millón o millón y medio de toneladas y seguir en los 60 kilogramos per cápita de consumo anual (interno) sin problemas”.

 

Sin embargo, para cumplir ese objetivo “necesitamos estabilidad, previsibilidad y buenos precios, porque la carne en el mundo sigue manteniendo buenos precios, no cayó como el resto de los commodities”.

 

Los tríada que conduce la SRN, al referirse a la situación regional del sector, afirmó: “Hemos tenido años duros, con dos cenizas (volcánicas), la primera del 2011 (cordón Caulle) y, cuando todavía nos estábamos acomodando, la segunda (Calbuco)”.

 

Pero Zimmermann, Facht y García Rambeaud coincidieron en que “la producción está acostumbrada a lidiar con los problemas meteorológicos, siempre hemos enfrentado situaciones difíciles, pero si encima en los años climáticamente malos no podemos usar ahorros porque fueron absorbidos por la presión fiscal del Estado, se hace muy difícil sobrevivir…”.

 

Por último, los dirigentes gremiales del campo se mostraron satisfechos con una reunión de trabajo mantenida en la semana con los colegas de las federaciones rurales de Río Negro y Chubut y destacaron que las posiciones sobre los temas centrales de la actividad son coincidentes en la Patagonia.

 

En ese contexto dijeron que “se debe ir hacia la unificación del estatus sanitario de la Patagonia y sostener la barrera contra la aftosa al norte del río Colorado, con controles más eficientes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Rio Negro

Publicidad