23 de noviembre de 2015 01:26 AM
Imprimir

Cerdos “made in” España quieren volar a Panamá

La producción porcina en España genera 9,500 millones de euros en ganancias; además de 200 mil puestos de empleos en la zona rural del país.

España es el cuarto productor porcino del mundo y tiene los ojos puestos en el mercado de Latinoamérica, principalmente Panamá como puente de entrada.

 

Para los exportadores españoles, el crecimiento de los mercados de Centroamérica, especialmente Panamá, se da por el alto crecimiento del nivel adquisitivo. La venta de jamón curado repuntó el año pasado, por lo que es un mercado que se espera que crezca en el área.

 

La dimensión alimentaria de la carne de porcino es guiada en gran parte por la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca (Interporc) con el fin dar a conocer las bondades de la carne de cerdo y así minimizar los tabúes existentes.

 

 

Carne de capa blanca

Para el presidente de Interpoc de España, Manuel García Lorenzo, la carne de capa blanca está libre de grasa, es saludable, de alta calidad, con muchísima proteína y, sobre todo, precios accesibles para los consumidores.

 

“En 2015, estaremos cerrando con el sacrificio de 43 millones de cerdos que proveen carne de capa blanca”, aseveró García Lorenzo. El consumo nacional es del 60% y al mercado internacional, sobre todo el europeo, se destina el 40%. Ahora se suman los nuevos clientes del continente asiático, como Taiwán, Japón, China y Corea, y América.

 

En América tienen planes de crecer en la exportación, para abrir y explorar nuevos mercados como México y Panamá.

 

En Europa se exportan productos de carne fresca o congelada y en Asia, productos grasos. Por lo que, actualmente, el mercado de China se está abriendo a la exportación directa de carne.

 

El dirigente destacó que cuando hay crisis, la única manera de seguir adelante es aumentar la competitividad, principalmente abaratar costo y tener productos saludables.

 

“Cada país que acepta recibir productos españoles realiza inspecciones para la certificación, y nosotros nos debemos adaptar a los estándares exigidos”, dijo el dirigente porcicultor.

 

Actualmente, con Interpoc, se enfocan en aclarar el desconocimiento de que la carne de cerdo es dañina. En el tema de salud, se considera la carne de capa blanca como saludable, así como lo ha establecido la Organización Mundial de la Salud (OMS), manifestó García Lorenzo.

 

Para eliminar el mito se buscó el apoyo de grandes chefs españoles que han demostrado el bienestar de la carne de capa blanca.

 

“Crítica” visitó la granja porcina del Grupo Juan Jiménez, ubicada en Malpica, en la provincia de Toledo, conformada por seis galeras, cada una de las cuales mantiene 1,050 cerdos que deben permanecer allí por lo menos de 4 a 5 meses.

 

El veterinario Julián Redondo manifestó que la empresa se abastece de 70 mil cerdas madres, que producen más de 2 millones y medio de crías, de las cuales se sacrifica 1 millón y medio para la producción de carnes para jamón curado.

 

Los lechones llegan a la granja a los dos meses de nacimiento con 20 kilos de peso. Ellos permanecen en el cebadero aproximadamente de 4 a 5 meses para luego ser sacrificados cuando ya pesan 120 kilos.

 

La raza de cerdo Large White es la utilizada por la granja, ya que es un animal más largo, además de que buscamos en la carne más color, y claro, nos da un lomo de mejor calidad, explicó el técnico.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad