23 de noviembre de 2015 12:49 PM
Imprimir

El Rofex suspende nuevos contratos

Con los resultados ya definidos, comienza la cuenta regresiva para que finalice el Gobierno de Cristina de Kirchner. El mercado comienza a tener más certezas y los inversores intensificarán la atención respecto de las medidas económicas que pueda anunciar el presidente electo, que activarían inmediatos rebalanceos de carteras según las expectativas existentes y con alta […]

Con los resultados ya definidos, comienza la cuenta regresiva para que finalice el Gobierno de Cristina de Kirchner. El mercado comienza a tener más certezas y los inversores intensificarán la atención respecto de las medidas económicas que pueda anunciar el presidente electo, que activarían inmediatos rebalanceos de carteras según las expectativas existentes y con alta sensibilidad.

 

 

El dólar “blue” cayó 13 centavos a $ 15,07, en medio de la renovada apuesta de muchos inversores de una unificación del tipo de cambio a partir del 10 de diciembre, con la asunción del nuevo Gobierno. Así, la brecha cambiaria cedió levemente al 55,8%, mientras que el billete paralelo acumuló una suba de apenas dos centavos durante la semana. Respecto a los tipos de cambio que surgen de la compraventa de bonos y acciones, el “contado con liqui” bajó tres centavos, a $ 14,86, mientras que el dólar Bolsa operó casi estable con una suba de apenas un centavo, a $ 14,52.

 

 

Por su lado, el dólar oficial avanzó medio centavo, a $ 9,675. En el mercado de cambios, donde se operaron u$s 277 millones, el Banco Central quedó con un saldo negativo de u$s 135 millones por la demanda de los bancos para el pago de sus obligaciones, teniendo en cuenta que han bajado las ofertas de exportadores, indicó un informe de ABC Mercado de Cambios. De esta manera, la entidad se desprendió de u$s 550 en la semana, mientras que en el mes lleva una sangría de u$s 1.810 millones.

 

 

En el mercado de futuros entre bancos se operaron u$s 10 millones debido a que no hubo referencia de precios hasta cerca de los últimos minutos, que aparecieron cuando el BCRA colocó ofertas, siendo marzo de 2016 el plazo más largo pactado a $ 10,8275 (32,91% TNA). En cambio, el sistema a futuro del Rofex fue suspendido hasta el próximo martes (inclusive) para preservar sus instrumentos y evitar mayor volatilidad y especulación, por decisión de sus autoridades. Si bien el Rofex no operará contratos nuevos, los inversores podrán cerrar posiciones. La decisión coincidió con las declaraciones de funcionarios de la entidad ante la Justicia, luego de que la Policía allanara el martes pasado la sede del Central en el marco de la investigación contra sus funcionarios por una presunta defraudación a la administración pública a través de operaciones de dólar a futuro. Los directivos del Mercado de Futuros de Rosario y de Argentina Clearing declararon el viernes ante el juez federal Claudio Bonadío en la causa contra el titular del BCRA, Alejandro Vanoli, aportaron el listado de compradores y estimaron que en apenas tres meses se operaron u$s 17.000 millones bajo esta modalidad.

 


En tanto, en el mercado de renta fija se destacaron las subas de los bonos que se ajustan al tipo de cambio oficial (dollar linked) gracias a la decisión tomada por las autoridades del Rofex. En ese sentido, el BDC20 (+5,65%) lideró las subas, seguido por el BDC19 (+3,07%) y el BD2C9 (+2,73%). Por debajo se ubicaron el Bonad 2017 (+0,63%) y el Bonad 2016 (+0,62%). Por su lado, los bonos en dólares cerraron con leves aumentos encabezados por el Bonar 2024 (+0,69%), seguido por el Par con legislación argentina (+0,65%), por el Discount (+0,50%), el Global 2017 (+0,45%) y el Bonar 2017 (+0,15%), mientras que el Bonar 2020 se mantuvo sin cambios en u$s 102,4. Asimismo, Mauro Morelli, analista de RAVA (Sociedad de Bolsa), analizó qué puede ocurrir con los títulos públicos en su artículo semanal: “La perspectiva de liberación del tipo de cambio tiene efectos complejos. Por una parte, es evidente que en caso de que el nuevo TC sea menor al contado con liquidación y al MEP, podría verificarse un ajuste en las cotizaciones de los títulos, especialmente de los bonos más cortos. Sin embargo, ante una mejora del riesgo argentino podría disminuir las rentabilidades, lo que naturalmente implica una suba en sus precios, especialmente de los títulos de largo plazo”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad