24 de noviembre de 2015 23:08 PM
Imprimir

Encuesta comprobó el éxito de la trazabilidad

URUGUAY :    La encuesta realizada recientemente por la empresa Allflex permitió, además de conocer la percepción de los productores uruguayos, comprobar el éxito del sistema de trazabilidad que se está aplicando en el país. El ingeniero agrónomo sanducero Hugo Durán Martínez, presidente de la empresa, fue muy claro al precisar que “en el mundo de […]

URUGUAY :    La encuesta realizada recientemente por la empresa Allflex permitió, además de conocer la percepción de los productores uruguayos, comprobar el éxito del sistema de trazabilidad que se está aplicando en el país. El ingeniero agrónomo sanducero Hugo Durán Martínez, presidente de la empresa, fue muy claro al precisar que “en el mundo de hoy si se quiere avanzar ,hay que vender confianza. Para lograr eso, hay que transmitir certezas y para tener certezas hay que trabajar con números reales y verificables para dar valor agregado a lo que hablamos o aseveramos”.
Ante la presencia de productores, legisladores, autoridades e integrantes del Instituto Nacional de Carnes (INAC), el presidente de Allflex Uruguay dijo que esta encuesta, una vez más pedida a Equipos Consultores, pretende dar elementos claros para mejorar el trabajo, tanto de privados como públicos. En el entendido que, tal como hace años le hicieron ver en Nueva Zelanda, “hay que mirar más allá de lo que vemos si queremos diferenciarnos del resto”.

 
El ingeniero agrónomo Walter Oyhantcabal, director del trabajo, dijo que la metodología empleada fue la misma que en 2008. Se realizó una encuesta telefónica a 360 productores ganaderos de más de 100 hectáreas, con edad promedio de 55 años, con el agregado de que se entrevistaron 22 operadores habilitados, a partir de una lista de 51, proporcionada por el MGAP.

 
De acuerdo a lo que informa El País, Oyhantcabal concluyó que “el sistema de trazabilidad, con identificación obligatoria tiene una imagen muy positiva y generalizada en los productores independientemente de su tamaño, edad, nivel de instrucción, tanto criadores, como invernadores. Y esa imagen positiva se afianzó y consolidó comparada con el 2008, cuando el 61% la veía positiva y ahora creció al 75%”.
Al consultarse qué tipos de beneficios perciben, las respuestas espontáneas de los productores ubican en 37% “mayores posibilidades de control y seguimiento de animales”, un 24% seguridad de los animales y 16% mejor acceso a los mercados”.
Después se les preguntó en qué medida impactaba y prácticamente hubo consenso en que es bueno para la imagen internacional de la carne uruguaya, que contribuye para la transparencia del negocio y que mejora la competitividad externa. Las opiniones positivas se empiezan a reducir al consultar sobre el precio al que les venden a los frigoríficos, o sea no ha impactado mucho.

 
Al consultar opiniones sobre la colocación de la caravana, se concluye que el proceso de identificación es percibido como simple (79%), que la participación directa del productor es generalizada y que la identificación sin la presencia del productor tiende a aumentar un poco respecto a 2008, lo que significa que ya no hay tanto temor y si el personal está bien entrenado, funciona.

 
En casi todos los casos la caravana es colocada en el tubo. Sin embargo, el uso de tubo con cepo es más alto en los establecimientos grandes (64%). Se observa una tendencia a encontrar más problemas de colocación de caravana en ganado comprado que en el propio. El 30% declara que es común que en ganado comprado haya problemas de mala colocación.

 
Los problemas de sangrado en orejas caravaneadas de ganado comprado debido a la identificación son poco frecuentes (67% dijo nunca). Mientras que los problemas de bichera existen pero son de magnitud reducida (6% en promedio), valor similar al constatado en 2008. El uso de curabicheras y evitar el verano son las prácticas más extendidas para controlar este problema.

 

 

PÉRDIDAS
Una consulta cualitativa y cuantitativa arrojó que las pérdidas de caravanas son mínimas (3,5% en promedio), mayormente atribuibles a problemas de colocación o enganches. Las pérdidas no se deben a la calidad de la caravana. Entre quienes perdieron caravanas visuales, el 38% declara que no las repone. Y entre los que reponen, un 77% lo hace usando la caravana oficial, y probablemente usando las sobrantes que tiene en el establecimiento.

 
Entre quienes no repusieron caravanas, las razones principales se asocian principalmente a una baja asignación de importancia a la caravana visual (“con la de botón alcanza”, expresaron) y razones de comodidad o falta de urgencia.

 
Los datos sugieren que existe en parte de los ganaderos cierta falta de valoración de que los animales estén permanentemente identificados. Pero hay una valoración positiva de la calidad de las caravanas: “Las pérdidas se atribuyen a otros factores”. Durán dijo que Allflex se arriesgó a preguntar eso porque era muy fácil adjudicarlo al producto. “Y de ese 3,5% de pérdidas, casi 90% lo atribuyen o al sistema de producción, mala colocación y otros, y solo el 2% de las pérdidas lo atribuyen al producto”, aclaró.

 
Esto, según su visión, “demuestra la madurez del productor uruguayo, del sistema de producción ganadero uruguayo” y que “Uruguay es un país ganadero, a diferencia de casi toda América Latina, que es tenedora de ganado”.

 
Consultados sobre si los toros pierden más caravanas, el 54% dijo que sí, claro que esto aumenta a 71% en los establecimientos grandes, donde hay más toros. La mayoría de los encuestados opinó que la operativa de movimiento de animales que introdujo la trazabilidad obligatoria es simple. Solo uno de cada cinco ve alguna complicación.
Mientras que casi la mitad de los productores tiene lector propio. Pero la presencia de lector es más alta entre productores grandes y es más baja entre los criadores. La tenencia de lector se habría prácticamente duplicado entre 2008 y 2015 (22% versus 46%), lo que señala la utilidad de la herramienta.

 

CONCLUSIONES
Una amplia mayoría de los productores percibe el sistema de trazabilidad oficial como beneficioso o muy beneficioso. Esta opinión favorable se ha expandido aún más respecto a la medición realizada en 2008. El beneficio que los productores más señalan espontáneamente se vincula a la gestión de los establecimientos, más que a la sanidad (objetivo último de la política pública), o a impactos en los precios y la competitividad de la cadena.

 
La opinión de la gran mayoría de los productores señala que el sistema y su operativa en los movimientos ha sido sencillo de incorporar. La colocación de las caravanas no ha significado la aparición de problemas sanitarios (bicheras) significativos y el uso de buenas prácticas preventivas parece bastante generalizado. Las pérdidas de caravanas, tanto visuales como de botón, son muy reducidas y cuando se producen, sus causas se deben a enganches.

 
La percepción de los productores sobre la trazabilidad puede ser esencialmente resumida así: “útil para la gestión, beneficiosa para la imagen de la carne en los mercados y de bajo impacto en los precios al productor hasta el presente”. Con dos mediciones realizadas, y ya más de nueve años de implantación, “la trazabilidad es una experiencia de política pública muy exitosa, diseñada en consulta con la institucionalidad del sector y claramente bien valorada por los productores”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Telegrafo

Publicidad