28 de noviembre de 2015 12:49 PM
Imprimir

Las “papas calientes” que encontrará el próximo ministro

Se trata de la eventual devaluación, la crisis en las economías regionales y la disputa con Monsanto

Cuando se siente en el sillón de ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile probablemente encuentre el escritorio vacío, sin ninguna carpeta a la vista. Sin embargo, de manera invisible, allí estarán apiladas varias carpetas. Son las que, más allá del tema retenciones y ROE, que el presidente electo Mauricio Macri prometió eliminar, representan las “papas calientes” que lo esperan.

Impacto de una eventual devaluación. Si bien el sector puede ganar competitividad, también es cierto que habrá una suba de costos en insumos dolarizados. En la lechería, que está cobrando precios de hace un año y medio atrás, esto puede ser un punto crítico. Una probable devaluación del 40%, una quita de retenciones del 20% y el incremento de ciertos insumos obligará al ministro, en sintonía con el resto del gabinete económico, a tener que administrar la transición entre el ajuste de los costos y de los precios, ya que seguramente la mejora en los valores a los tamberos irán detrás de los primeros.

Economías regionales. Para estas actividades, que en lo que va del año perdieron exportaciones por US$ 700 millones, en lo inmediato el desafío es la recuperación del capital de trabajo de los productores. Salvo en esta campaña, en rubros como la caña de azúcar, limón y porotos los productores estuvieron arrastrando tres ciclos de sequía. La situación también es crítica para los productores de peras y manzanas que perdieron millones de kilos porque les salía más caro la recolección que la venta.

 

Industria frigorífica. La “papa caliente” pasa por evitar el cierre de más frigoríficos. En la actualidad, todas las empresas del Consorcio ABC, donde están integradas las principales exportadoras, están con faenas reducidas en un 40 a 50% y faenas incompletas en la semana. Eliminando ROE y retenciones el sector evitará que siga deteriorándose. Además, el ministro deberá afrontar una creciente informalidad en el sector, con seudocooperativas que usan una figura legal para evitar el pago de impuestos.

Ganadería. El ministro tendrá que generar el incentivo y las herramientas para volver a generar la producción de novillos que de un stock de más de 6,5 millones en 2005 pasó, por las políticas de Guillermo Moreno, a menos de 3 millones. Debe acompañar con incentivos para que el ganadero deje de faenar terneros, los recríe y los envíe a faena como novillos con 150 kilos vivos más, por lo menos.

 

Agricultura. Aparte del impacto que pueda generar la quita de las retenciones y los ROE, para el funcionario otro desafío es revertir la subutilización de tecnología de los últimos años. Para ello, podría acelerar, entre otras medidas, el tratamiento en el Congreso del proyecto para desgravar fertilizantes de Ganancias. La otra “papa caliente” es apelar a algún sistema que vuelva competitiva la producción en el NOA por los altos fletes y participar de una agenda para obras de infraestructura.

Propiedad intelectual. Mientras se discute en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires un sistema de control alternativo al de Monsanto por la tecnología Intacta, la resolución de este conflicto es crucial frente a la nueva campaña y para la futura llegada de más tecnologías. No es sólo Monsanto, sino que atrás de esta empresa hay otras firmas, como Bayer y Dow, aguardando la solución para venir también con sus tecnologías. En esta línea, el desafío también es fortalecer el Inase como organismo de control de policía. Hace diez años no tiene constituido su directorio. Según informó en junio pasado el mismo organismo a La Nacion ante un pedido de acceso a la información, posee solo 47 inspectores dedicados a inspecciones para el control de semilla ilegal y el presupuesto asignado este año para ese fin fue de $ 3,7 millones.

 

Funcionamiento del Ministerio de Agricultura. Con la disolución de la ex Oncca, Agricultura se quedó con facultades de fiscalización pero las facultades para sancionar pasaron a la órbita del Ministerio de Economía. Para el nuevo ministro, la “papa caliente” pasa por recuperar esas facultades además de recrear un organismo de control capaz de controlar normas sanitarias e impositivas. Además, urge reordenar el Senasa para que esté a la altura de la vuelta de la Argentina a más exportaciones de carne y acelerar puntualmente el reingreso a los Estados Unidos, como se anunció.

 

Maquinaria agrícola. En un sector donde las caídas de ventas va, según los rubros, del 30 al 40%, para los fabricantes urge asistir con créditos a su principal comprador: los contratistas de siembra y cosecha. En maquinaria cada equipo tiene su determinado ciclo de venta en el año. Si lo pierde es un negocio caído. Si bien es un tema que trasciende a su Ministerio, esta actividad también necesita unificar el IVA, ya que vende un equipo al 10,5% y compra insumos al 21%. Además, con un mercado de exportación desaparecido por el retraso cambiario, necesita que se aceleren reintegros de exportación atrasados de hace años

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad