29 de noviembre de 2015 14:36 PM
Imprimir

En Uruguay transmiten tranquilidad ante un bajo nivel de proteína en el trigo

No se lograrán los niveles exigidos, pero aseguran que hay mercado para exportar

Por lo observado al inicio de la cosecha de trigo, en las chacras el panorama es mucho mejor al de las campañas anteriores en sanidad, calidad y rendimiento, con un obstáculo que amerita ocuparse, el bajo nivel de proteína, aunque no da para generar nerviosismo, aclaró a El Observador el exportador Ignacio Foderé, director de Fadisol.

Este año las estimaciones de rendimiento del trigo en la zona agrícola núcleo son 3.500 kg/ha y con un precio de US$ 180 o US$ 200 por tonelada se cubren los costos y se paga algo de renta.

La producción local este año se benefició con la ocurrencia de frío y lluvias en los momentos ideales. El desarrollo del grano fue muy bueno, hay granos robustos y los rendimientos son satisfactorios; en muchas chacras se obtuvieron más de 4.000 kilos y con buena calidad, destacó Foderé.

El peso hectolítrico, el mayor problema en los últimos años, es muy bueno, el grano es muy pesado y además el movimiento germinativo es muy alto.

Casi no hubo enfermedades, el trigo no está dañado, ni manchado, ni tiene toxinas. El déficit está en la proteína. Al obtenerse altos rendimientos la proteína baja y es lo que genera incertidumbres.

Aún resta cosechar dos tercios del área. Puede haber productores que cosecharon trigo con alto nivel de proteína y otros con bajo nivel, pero la clave está en el total que Uruguay exporta (con módulos de venta de 25 mil toneladas). Si un productor tiene trigo con muy buena proteína, pero en apenas 500 toneladas, no ayuda. Eso le puede servir a un molino local que necesite ese producto puntualmente, pero no para volúmenes grandes de exportación.

“Estamos transmitiendo tranquilidad. Un bajo nivel de proteína es mala noticia, golpea directamente al precio –Brasil compra con una base de 11,5% de proteína base seca y hoy los trigos tienen entre 10% y 11%–, pero ese problema tiene solución”, comentó.

“Al final de la cosecha habrá que ver toda la producción para saber qué precio tiene. Sí puedo asegurar que no tiene el valor de un trigo forrajero ni el de un trigo panadero común. Cuánto más bajo será respecto a un trigo panadero es lo que estamos tratando de ver, esperando que concluya la cosecha”, comentó.

 

Entiende que se observa un nerviosismo desmesurado por parte de los productores, que no se corresponde con la magnitud del problema, y advirtió que si Brasil paga precios muy bajos, el trigo uruguayo comenzará a competir con el del norte de África.

Aún queda sin vender 250 mil toneladas del trigo de 2014, un trigo que estuvo dentro de los parámetros de calidad de molienda.

Brasil –el principal mercado– operó con mucha cautela, comprando solo cuando lo necesitaba. La situación de las empresas brasileñas no es la mejor de los últimos años y el impacto de la devaluación del real favorece a su sector exportador, pero encarece las importaciones. El valor de los productos importados en reales creció prácticamente al doble.

En otro orden, consideró que los mensajes que dio el gobierno electo de Argentina son muy buenos, primero para ese país porque genera una fluidez comercial y de ingresos a las arcas del Estado, pero también es bueno para el mercado del trigo. En general Brasil demanda trigo argentino por su buena calidad panadera y por los beneficios arancelarios del Mercosur y a ese negocio también se suma Uruguay, que logra venderle a Brasil su producto de calidad inferior para hacer mezclas molineras. Cuando no le pudo comprar a Argentina, Brasil le compró a Estados Unidos y la demanda de trigo uruguayo cayó.

 
Si el nuevo gobierno libera la exportación de trigo y le quita las retenciones, habrá un mayor dinamismo comercial con Brasil y Uruguay se beneficiará.

 

 

La cifra

3.500 kilos por hectárea… es el rinde del trigo en la zona agrícola núcleo de Uruguay

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad