30 de noviembre de 2015 00:29 AM
Imprimir

“Es urgente eliminar los cupos para exportar y bajar la presión tributaria”

Ramiro Costa, economista de la Bolsa porteña, dice que con estas medidas el sector agroindustrial podría triplicar su tasa de crecimiento en los próximos diez años

1- ¿En qué contexto internacional va a asumir Macri?
El mundo no es el que era hace unos años. El precio de los granos cayó y los niveles actuales están lejos de las cotizaciones de 2007 o 2008, por citar dos ejemplos. Hay un stock global muy importante de granos, por las cosechas récord de los últimos años en Estados Unidos, Brasil y la Argentina, entre otros países. El precio del petróleo también bajó y no hay grandes factores alcistas para los commodities. Está claro que el contexto internacional es menos amigable.

2- ¿Cuáles deberían ser las prioridades económicas?
La principal es ajena al sector agropecuario. La economía argentina necesita tener reglas claras de juego para promover la inversión y nuevos ciclos de crecimiento. Para lograrlo, es imprescindible la seguridad jurídica, pero el punto de partida es la estabilidad macroeconómica y el control de la inflación, la base para sanear la economía y proyectar el desarrollo.

 

3- ¿Y qué políticas necesita el agro para volver a crecer?
Es urgente resolver las dos más grandes restricciones: hay que eliminar los cupos para exportar y bajar la presión tributaria. Pero una vez que se desate el potencial del aparato productivo del campo, hay una serie de cuestiones que es necesario contemplar, como la actualización de la infraestructura ferroviaria, el mejoramiento de las rutas y caminos rurales y de la hidrovía, entre otros nodos logísticos, para mejorar la competitividad genuina del sector en un escenario de precios bajos de los granos.

 

4- ¿Recuperar mercados es estratégico para el sector?
Hay que volver a integrarse al mundo, con acuerdos comerciales con otros países, empezando por Brasil, que compraba la mayor parte del saldo exportable de trigo, China y Europa. Se trata de recuperar los mercados que perdimos y encontrar nuevos para colocar el mayor volumen que tendrá la cosecha.

 

5- ¿Cuál debería ser la agenda específica para el mercado de granos?
Nosotros coincidimos en un control eficiente del mercado, pero en estos años hubo un exceso regulatorio y burocrático que lo único que generó fueron sobrecostos. Hay muchas normas y cuestiones administrativas, vinculadas al comercio de granos, que es necesario revisar y también hay que potenciar los mercados de futuros, como herramienta fundamental para que los productores cubran una parte de sus cosechas, ante el riesgo de precios muy bajos, y para que la demanda se asegure el abastecimiento y se proteja de las subas.

 

6- ¿Y el tema retenciones?
En el caso del trigo y el maíz deben eliminarse, como prometió el nuevo Gobierno. Con la soja es diferente porque tienen un peso muy importante en la recaudación y no se pueden quitar desde el primer día, porque complicaría la primera prioridad, que es sanear la macroeconomía.

 

7- ¿Hasta que punto puede despegar la agroindustria con inversiones y estímulos?
En la Bolsa tenemos estimaciones, a partir de modelos simulados, que indican que, ante una reducción de la presión tributaria y de las restricciones para exportar, y con políticas que atraigan inversiones, la agroindustria argentina podría triplicar su tasa de crecimiento durante los próximos diez años. Es una enorme desarrollo que tendría un fuerte impacto en la generación de divisas, el empleo y el desarrollo de los pueblos y ciudades vinculadas a la agroindustria.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad