1 de diciembre de 2015 12:11 PM
Imprimir

Buryaile y un guiño a los productores: “Yo soy del palo”

El ministro de Agricultura designado por Macri a partir del 10 de diciembre considera que la región pampeana tendrá una rápida recuperación. Marcó como una necesidad de presencia más activa a las economías regionales, a las que eliminar retenciones no les alcanza.
El próximo ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Buryail, que asumirá el 10 de diciembre cuando el nuevo presidente, Mauricio Macri le tome juramento, buscó transmitir tranquilidad al sector agropecuario. “Yo soy del palo”; remarcó, “hoy me toca representar al gobierno frente a los productores”, dijo el diputado por Formosa en diálogo con “Casado con el Campo” (AM 570).
 
Para Buryaile “la Argentina productiva” se “puede dividir en dos”. Una la que está alrededor del puerto de Rosario en un radio de 500 kilómetros, y la “otra que está afuera” de ese espacio. La primera, la más pequeña, “tiene más posibilidades de recuperación inmediata” de las políticas aplicadas por el gobierno saliente.
 
Una inyección de recursos mediante la eliminación de derechos de exportación al trigo, al maíz, a la carne, y una baja de 5 puntos a la soja, en el primer año de gobierno de “Cambiemos”.
 
Estrictamente en agricultura se trata de “una ecuación de mayores ingresos” para los productores, y con eso se empieza a resolver el tema productivo. Es que para Buryaile, la Argentina del círculo en torno a Rosario no requiere de políticas agropecuarias demasiado elaboradas. Para el futuro funcionario, su eficiencia se rige por las políticas macroeconómicas.
 
Así la agricultura de la zona núcleo lo que requiere hoy es liberación del comercio externo, eliminación de impuestos a la exportación y un espaldarazo adicional con un tipo de cambio más alto. Esto último ya sea con una devaluación decretada desde el Banco Central o inducida hacia el mercado. Con esas pocas medidas, que se espera aplicar desde la cartera económica, casi no se precisa nada más: la rueda productiva fluye sola.
 
En la lechería en cambio, aclaró Buryaile, también hay un problema de ingresos. Pero las condiciones internacionales de caída de precios obligan a otro tipo de política como “compensar a los productores”. Justamente el gobierno saliente viene subsidiando a los tamberos desde marzo de 2015 por esa misma razón.
 
Por la propia capacidad que reconoce el formoseño sobre la región más rica del país, la mirada de su ministerio debe centrarse en las economías regionales, allí donde la eliminación de derechos de exportación no alcanza a compensar la ecuación para mejorar la rentabilidad. 
 
En esas economías “la competitividad vía precios a veces no la podés dar”, justamente por la caída de los precios internacionales, pero sí proporcionar competitividad “desde la logística, los fletes, las comunicaciones y puertos”. Requiere más tiempo, eso sí.
 
Conforme a esos dos mapas productivos que describe, Buryaile concluye que hay dos cuestiones primordiales en su gestión: la rentabilidad (para la Argentina rica) y la infraestructura para la otra Argentina. La primera es bastante clara en materia agrícola e incluso ganadera con apertura exportadora. 
 
La segunda incluye el Plan Belgrano donde José Cano -el diputado y ex candidato a gobernador de Tucumán- tiene la misión de avanzar en las obras ferroviarias y de conexión del norte argentino (además de servicios básicos con rutas, cloacas, escuelas), al frente de un Programa que tiene envergadura ministerial.
 
Buryaile considera que en las economías regionales, fuera del círculo de la riqueza pampeana, la gente “produce a la buena de dios”: sin capacitación, sin asesoramiento, sin conocer del acceso a los mercados. Cree que con el desembarco técnico en las provincias históricamente postergadas y con buena educación, podrá haber un cambio cultural.
 
También implica un trabajo político territorial. Porque la franja de votantes de “Cambiemos” corresponde a la de las provincias y ciudades de mayor poder adquisitivo y desarrollo del país. “No dependen del empleo público como en el norte”, dice Buryaile sugiriendo clientelismo político para explicar los votos del oficialismo en la Argentina en el balotaje.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Enfiteuta

Publicidad