1 de diciembre de 2015 02:21 AM
Imprimir

Se acabó el subsidio maicero para tambos: evalúan aplicar una ayuda universal que opere como respirador artificial durante el verano

Una actividad con ingresos pesificados y buena parte de los costos dolarizados.

Luego de quince meses de vigencia los tamberos argentinos dejaron de percibir el subsidio maicero de manera abrupta. Y lo que viene de aquí en más es un encarecimiento bestial de todos los insumos dolarizados (entre los cuales se incluye el cereal).

 

El precio promedio ponderado de la leche cobrado por tamberos de Santa Fe fue en octubre pasado de 2,53 $/litro versus 3,17 $/litro en el mismo mes de 2014, según datos difundidos por el Ministerio de la Producción de Santa Fe.

 

El dato es que en octubre de este año se necesitaron en promedio 2,29 kilos de maíz –puesto en Rosario– para comprar un litro de leche versus 3,26 kilos en el mismo mes del año pasado (ver gráfico). Es decir: la leche, medida en moneda maíz, descendió casi un 30%.

 

En noviembre pasado, con un valor promedio del maíz disponible Rosario de 1283 $/tonelada, la relación maíz/leche sería de apenas 1,97 kilos por litro en caso de que el valor promedio pagado por la leche se mantenga en 2,53 $/litro (no existen perspectivas de una recuperación de precios en el último bimestre de 2015).

 

Pero la prueba de fuego se presentará a partir de diciembre cuando la devaluación del peso que viene en camino –que nadie puede saber qué magnitud tendrá– genere un aumento sustancial del valor del maíz en pesos.

 

Para evitar quebrantos masivos de tambos, el equipo de trabajo coordinado por Ricardo Buryaile, ministro de Agricultura designado por Mauricio Macri, está evaluando instrumentar un subsidio tambero destinado a todos los productores lecheros (el actual gobierno kirchnerista aplicó esa medida hasta la liquidación de julio pasado para los primeros 2900 litros diarios comercializados por tambos con un promedio de producción de hasta 6000 litros).

 

La medida sería necesaria hasta que las empresas lácteas con un perfil exportador puedan recuperar la rentabilidad, de manera tal de promover la competencia de las mismas con las grandes industrias con operaciones concentradas en el mercado interno.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Valor Soja

Publicidad