1 de diciembre de 2015 13:11 PM
Imprimir

ARU ve apertura rusa como camino al valor agregado

El presidente de la Asociación Rural (ARU), Ricardo Reilly consideró un gran logro y una muy buena noticia haber logrado el acceso de la carne vacuna uruguaya de alta calidad al mercado ruso y próximamente a la Unión Económica Euroasiática

Luego de varios años de lucha para acceder al mercado ruso con carne vacuna de alta calidad, refrigerada y sin cuota —previamente la carne exportada a ese mercado es para industria, tiene menos valor y va congelada— ahora se logró y además implica pasar de pagar un arancel de 55% (para carne sin definición) a 15% para cortes de alta calidad.

 

El gran avance obtenido refiere a haber sustituido la cláusula “el exclusivamente a pasto” por “preferentemente a pasto” y a la posibilidad de terminar el ganado de esta forma o con la dieta alta en calorías durante los últimos 100 días previos a la faena, informó ayer el Instituto Nacional de Carnes (INAC).

 

Para la carne de ganado alimentado preferentemente a pasto hasta el momento de su faena resta ahora acordar con el Servicio Federal de la Federación Rusa, las especificaciones del producto que será etiquetado como “carne vacuna de alta calidad” (básicamente, tipificación, peso de las canales y especificación de los cortes) y acordar la manera de referirlo en el Certificado Sanitario.

 

En caso del ganado terminado con una dieta alta en calorías durante los últimos 100 días, se aplicará lo establecido en una norma ya existente de la Federación Rusa, la que será sometida a revisión en los próximos meses, proceso para el cual Uruguay fue invitado a participar en la discusión.

 

Reilly recordó que Uruguay y su producción cárnica “debe apuntar a la calidad de las carnes, a un valor diferencial y ese es el rumbo que ha tomado Uruguay desde hace mucho. El Ministerio de Ganadería está poniendo un gran énfasis en eso, también el INAC y ojalá que esto se concrete en un hecho importante que le agregue más valor a las carnes uruguayas”. Si bien hoy Rusia, tras la devaluación de la moneda no tiene el mismo peso que tenía antes como mercado para Uruguay, “no lo podemos descuidar, porque todo esto es cíclico. Tener un pie puesto en el valor agregado y en lo que tiene que ver con estos nichos de alta calidad en un mercado como el ruso es importante”, remarcó el presidente de la ARU.

 

También se refirió a la importancia que tiene para Uruguay lograr colocar genética vacuna en pie, luego de que Rusia reconociera al compartimento (en este caso al bovino) como la herramienta para demostrar que los animales que se exporten no están vacunados contra aftosa ni conocen el virus causante de la enfermedad.

“Es un desafío importantísimo porque cuando hablamos de valor agregado desde el punto de vista de lo que es la innovación y el conocimiento aplicado, creo que la genética tiene un rol fundamental”, dijo el gremialista. Según su visión, “exportar genética a mercados como Rusia sería una manera de poder exportar conocimiento envasado”.

 

Reilly explicó que cada vez que llega un vacuno uruguayo a las plantas de faena o se exporta en pie, junto con él van 150 años de selección genética, de investigaciones y de pruebas de progenie que es un fuerte valor agregado.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Pais

Publicidad