2 de diciembre de 2015 01:47 AM
Imprimir

Rusia prohíbe importar frutas y verduras de Turquía

Rusia ha tomado la decisión en represalia por el derribo hace una semana de un bombardero ruso en la frontera con Siria. Turquía es el quinto socio comercial de la Federación rusa.

Rusia ha prohibido importar determinadas frutas y verduras de Turquía en represalia por el derribo hace una semana de un bombardero ruso Su-24 en la frontera con Siria, incidente que ha causado un grave conflicto diplomático entre ambos países. La lista, que fue ratificada por el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, y entrará en vigor el 1 de enero de 2016, incluye tomates, manzanas, naranjas, mandarinas, melocotones y uvas turcas, productos que ocupan posiciones de liderazgo en el mercado ruso.

 

Turquía, que tampoco podrá exportar sal, cubre más de un tercio de las importaciones rusas de tomate (300.000 toneladas en los primeros diez meses) y en torno al 20 por ciento en el caso de los cítricos (255.000 toneladas).

 

Entre las verduras figuran además los pepinos, cebollas, coles de bruselas y brécol, pero excluye al pimiento, un producto escaso en el invierno ruso. La lista de sanciones incluye también algunas partes de carne de pollo y pavo congelados. 

 

 

Cubrir exportaciones

Aunque el Gobierno ha dicho que otros países como China, Egipto, Marruecos o Argentina pueden cubrir las exportaciones turcas, las sanciones han tenido un alcance menor de lo que se esperaba en un primer momento.

 

El decreto gubernamental también suspende la vigencia de acuerdos comerciales y económicos, pero no menciona proyectos conjuntos de inversión como el tendido del gasoducto Turkish Stream o la construcción de la primera central nuclear turca de Akkuyu. Lo que sí se sabe es que las compañías que participan en la construcción de estadios y otras infraestructuras relacionadas con el Mundial de fútbol de Rusia 2018 podrán seguir operando en Rusia.

 

Otras medidas están dirigidas al sector turístico, como es el caso de la implantación del régimen de visados y la suspensión de los vuelos chárter a partir del próximo 1 de enero. La agencia estatal de turismo estima en unos 10.000 millones de dólares el perjuicio anual para Ankara debido a la pérdida del mercado ruso, ya que unos 4,4 millones de turistas procedentes de este país descansan anualmente en Turquía.

 

 

Lista de empresas

Además, el Ejecutivo ruso publicará antes del próximo 10 de diciembre dos listas: una con las empresas rusas que podrán contratar trabajadores turcos y otra con las compañías turcas que no podrán operar en el mercado ruso o lo harán de manera restringida. 

 

Turquía es el quinto socio comercial de Rusia con un volumen de intercambios de más de 18.000 millones de dólares anuales, por lo que algunos analistas han advertido que la economía rusa, que se encuentra en plena recesión, también saldrá perdiendo. El presidente ruso, Vladímir Putin, acusó a Turquía de derribar el Su-24 para garantizar la seguridad de los suministros de petróleo del Estado Islámico (EI). 

 

“Tenemos todos los motivos para suponer que la decisión de derribar el avión fue dictada por el deseo de garantizar la seguridad de las vías de suministro de petróleo al territorio de Turquía”, dijo al término de la Cumbre del Clima en París.

 

En respuesta, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió dimitir si se demuestra la acusación del jefe del Kremlin, que declinó reunirse con él en la capital francesa por negarse a disculparse formalmente por el incidente.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: EFE

Publicidad