2 de diciembre de 2015 15:12 PM
Imprimir

Científicos de todo el mundo en contra del glifosato

Investigadores creen que probablemente el pesticida glifosato sea cancerígeno. Científicos de todo el mundo recriminan la deficiente evaluación de la Unión Europea. De esta manera 96 científicos de 25 países critican en una carta al comisario europeo de Salud de la Unión Europea, Vytenis Andriukaitis, que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (Efsa) catalogara el […]

Investigadores creen que probablemente el pesticida glifosato sea cancerígeno. Científicos de todo el mundo recriminan la deficiente evaluación de la Unión Europea.

De esta manera 96 científicos de 25 países critican en una carta al comisario europeo de Salud de la Unión Europea, Vytenis Andriukaitis, que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (Efsa) catalogara el glifosato como no cancerígeno. También contra el Instituto Alemán de Evaluación de Seguridad (BfR) se realizaron recriminaciones.

En el escrito, los científicos exigen a la Comisión de la UE que no “tenga en cuenta la valoración falsa de la Efsa”. El análisis del BfR y de la Efsa tiene errores graves. La valoración es en parte “científicamente inaceptable” y el lenguaje “engañoso”. Además los resultados “no coinciden con los datos proporcionados” y “no llevados a cabo de forma transparente y abierta”. Por otra parte, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, perteneciente a la OMS, lo categorizó en primavera de 2015 de “probablemente cancerígeno para las personas”. Este análisis es “ciertamente más verosímil”, independiente y transparente, aparece en la carta.

Entre los firmantes hay reconocidos investigadores que trabajan para institutos internacionales prestigiosos, como la Sociedad Alemana de Investigación, el Centro de Investigación del Cáncer de Heidelberg y universidades estadounidenses, australianas y japonesas. Los investigadores especifican que es su opinión y no la de sus instituciones.

El glifosato (N-fosfonometilglicina, C3H8NO5P, CAS 1071-83-6) es un herbicida no selectivo de amplio espectro, desarrollado para eliminación de hierbas y de arbustos, en especial los perennes. Es un herbicida total. Es absorbido por las hojas y no por las raíces. Se puede aplicar a las hojas, inyectarse a troncos y tallos, o pulverizarse a tocones como herbicida forestal.

La aplicación de glifosato mata los vegetales en crecimiento que no poseen una variedad modificada de la enzima EPSP sintetasa debido a que suprime su capacidad de generar aminoácidos aromáticos.

El glifosato es el principio activo del herbicida Roundup (nombre comercial producido por Monsanto, cuya patente expiró en 2000). Monsanto patentó en algunos países la soja transgénica resistente a glifosato, conocida como soja RR (Roundup Ready) o soja 40-3-2, tecnología que permite la aplicación del herbicida en cobertura total sin afectar el cultivo. Existen actualmente en el mercado cultivares de varias especies resistentes al glifosato, como maíz, algodón, canola, etc.

Los críticos reciben apoyo
Medardo Ávila Vázquez advierte de los riesgos del glifosato.Medardo Ávila Vázquez advierte de los riesgos del glifosato.


Médicos, ecologistas y también agricultores sostienen que el glifosato es altamente tóxico y exigen desde hace años la prohibición de este pesticida. “Vemos claramente que la gente se enferma más por el glifosato. Se desarrollan más tipos de cáncer, sobre todo, de pulmón, pecho e intestino”, informa el pediatra argentino Ávila Vázquez.

El farmacólogo lleva a cabo estudios epidemiológicos en Argentina y pudo establecer la relación entre el herbicida y ciertas anomalías, por ejemplo, en el embarazo y en los partos. “En los pueblos, rodeados de campos de soja, donde se fumigaba glifosato, nos dimos cuenta de que el número de abortos naturales aumentó. Y el número de deformaciones también subió”.

Según el diario alemán Süddeutsche Zeitung, el Bfr “no reconoció indicios de cáncer en animales” y se ciñó solamente a los análisis de los estudios “en apariencia proporcionados por la industria.” Christiane Huxdorff, agricultora experta de Greenpeace opina que “el Bfr y la Efsa confían demasiado en los estudios de la empresas, que no se dan a conocer a la opinión pública y que descartan los resultados de las investigaciones que demuestran la peligrosidad del glifosato”.
Manifestación en Berlín contra el glifosato.Manifestación en Berlín contra el glifosato.

El diputado de Los Verdes, Harald Ebner, evaluó la crítica de los investigadores como “una señal fuerte e insólita de la ciencia”, ya que con mucha frecuencia se atribuye a los críticos de este pesticida falta de validez científica. Esta carta muestra lo contrario. “Las autoridades ignoran totalmente estándares científicos y rehúsan la transparencia para llegar a la “absolución” del glifosato”, aclaró Ebner en Berlín. El Gobierno alemán debería rechazar la valoración de la Efsa y retomar el caso, exige el diputado.

La Comisión de la UE decide en breve con los miembros del bloque comunitario sobre la autorización de glifosato para los próximos diez años. Para la industria se trata de un mercado multimillonario. El pesticida lo comercializan varias multinacionales, mejor dicho, sus empresas filiales, como Monsanto, Syngenta y Bayer. A pesar de los polémicos estudios de los daños para la salud en Argentina, siguen comprandólo. Thoralf Küchler de Monsanto descarta la responsabilidad por daños físicos: “Los responsables son los agricultores que los usan“.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad