4 de diciembre de 2015 15:38 PM
Imprimir

Privados deberán presentar su propuesta sobre compartimento

Herramienta fue propuesta a empresas de la UE interesadas en genética.

Mientras afina la normativa, la Dirección General de Servicios Ganaderos (MGAP) ya comunicó a sus dependencias departamentales que pueden recepcionar iniciativas de privados que busquen instalar compartimentos de alta bioseguridad destinados a la especie bovina para exportar genética en pie.

 

La figura del compartimento de alta bioseguridad basándose en la exitosa experiencia que se desarrolla con ovinos —apuntando a abrir Estados Unidos y otros destinos para la carne con hueso—, surge como una nueva llave que le permitirá a Uruguay exportar genética de elite al mundo, siempre y cuando el mercado comprador lo acepte.

 

La semana pasada, el Servicio Federal para el Control Veterinario y Fitosanitario de Rusia aceptó esta herramienta sanitaria, avalada por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para que, a futuro, Uruguay pueda abastecer con genética bovina en pie a Rusia, país que apunta a mejorar y hacer crecer su producción ganadera. Pero más allá de este logro, en lo interno, según información recabada por El País hay algunas iniciativas buscando aplicar el uso del compartimento para que, por ejemplo un predio que fue afectado por la brucelosis bovina, pueda aislar una población de animales destinados a genética y auditado por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, ofrecer las máximas garantías de que esos animales no representan un riesgo sanitario para otros predios. A su vez, un toro de buenas características puede ingresar a un compartimento durante cierto tiempo, no ser vacunado (contra fiebre aftosa), cumplir con una serie de análisis que el servicio veterinario oficial certificará posteriormente, amparándose en las garantías de bioseguridad del compartimento, para poder entrar con esa genética en países que hoy no permiten su ingreso.

 

 

Avance.

“El privado debe ser quien presente ante el servicio oficial el compartimento y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca establece las condiciones. Si cumple con todos los requisitos aprueba la propuesta”, confirmó ayer a El País el director de los Servicios Ganaderos, Francisco Muzio. La secretaría de Estado será la que auditará siempre el compartimento para que en todo momento se cumplan los requisitos exigidos.

“El negocio para exportar genética, en este caso reproductores, lo tiene que presentar al MGAP el privado. La posibilidad está abierta, si bien la normativa se deberá afinar un poco más”, agregó Muzio.

Según supo El País la figura del compartimento de alta bioseguridad ya se le está proponiendo a operadores de la Unión Europea que están interesados en ganado en pie uruguayo con destino a genética. El hecho de que estén en conocimiento de la figura del compartimento, puede ayudar mucho al negocio.

 

Los costos para la instalación de un compartimento de alta bioseguridad dependerán de cada caso —no hay una evaluación que pueda usarse para todos los casos—, pero desde la óptica de Jorge Bonino Morlán, delegado de Uruguay ante la Organización Mundial de Sanidad Animal desde hace más de 20 años, “la relación costo beneficio es muy buena. Haciéndolo bien, cumpliendo con todos los requisitos, los beneficios que otorga esta figura son muchos para el costo que tiene”. Obviamente que requiere de inversiones para garantizar el aislamiento de la población y para garantizar la alta bioseguridad, pero según Bonino “no son costos tan altos”.

 

En bovinos se cuenta con la facilidad de que todo el rodeo cumple con trazabilidad obligatoria y Uruguay tiene suficiente experiencia en su manejo. Esa es una gran ventaja frente a otros proveedores de genética que salen a venderle al mundo pero no tienen todo el rodeo identificado y trazado, por más que tengan el mismo nivel genético que hoy pone a Uruguay a la vanguardia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Pais

Publicidad