4 de diciembre de 2015 18:24 PM
Imprimir

Aprovechar el cupo de la cuota Hilton

En los últimos años nuestro país no aprovechó el total del cupo de carne de alta calidad que la Unión Europea asigna al país y al que beneficia con un arancel diferencial, a través del cupo conocido como cuota Hilton. Pero eso no esto todo, el manejo de esta cuota por parte del gobierno nacional que ya concluye su mandato dejó además una fuerte concentración del negocio en pocas empresas.

La última distribución de este cupo, que bien aprovechado puede significar una enorme ventaja para el país en términos de comercio exterior, revela que las primeras 12 empresas que se presentaron al concurso público se quedaron con el 77,5 por ciento de las 29.500 toneladas que están en juego, es decir más de un 7 por ciento de lo que obtuvieron el año pasado. Con un valor comercial estimado en unos 400 millones de dólares, estos cortes que van a la Unión Europea formaron parte en los últimos años de un ciclo con vaivenes que derivaron en una fuerte concentración del negocio y un descenso en la producción de la industria frigorífica que se tradujo también en el cierre de varias plantas habilitadas para comerciar con el bloque económico europeo. Además, en los últimos ocho años no se cumplió con la cuota asignada al país, con lo cual se perdió la oportunidad de permitir el ingreso de sumas varias veces millonarias que tanto necesitan las arcas públicas.

 

Este escenario hizo que algunos exportadores de carne vacuna mostraran escaso entusiasmo para participar del concurso público a través del cual se distribuye la cuota, a lo que se sumaron los problemas generados por la baja rentabilidad con el que vino lidiando el sector ganadero y el atraso en el tipo de cambio. Como resultado de medidas que pueden juzgarse hoy como equivocadas se tuvo una reducción en el número de productores y menos exportaciones.

 

Tampoco se logró, como se esperaba, una reducción en el precio de las carnes, y lo que es peor, el eslabón entre los productores y los consumidores, es decir los carniceros, aseguraron en las últimas horas que en noviembre pasado se registraron incrementos de hasta un 30 por ciento en los precios de los distintos cortes de carne vacuna. Algunos analistas económicos observan que es probable que este incremento tenga que ver también con el ciclo negativo que se generó a partir de políticas económicas que condujeron a la liquidación de stock, es decir la mayor faena de futuras madres, en la que ingresó en forma obligada el sector y que hizo que se llegara a este año  con una cantidad de terneros significativamente inferior a la de períodos anteriores.

 

 

Es de esperar que la nueva gestión nacional que se inicia el próximo 10 de diciembre corrija el rumbo y adopte medidas que permitan a mediano plazo recuperar el stock ganadero. Claro que  reconstruir el círculo virtuoso de la producción ganadera demandará un esfuerzo enorme que exigirá un periodo no menor a los cinco años para lograr un crecimiento en la cantidad de madres, para lo cual deberá alentarse una menor participación de hembras en la faena.

 

 

El incumplimiento de la cuota Hilton y la liquidación de stock revelaron que las medidas aplicadas hasta ahora no alentaron la producción ganadera argentina, debilitando así un eslabón de una cadena productiva que tiene capacidad para ampliar la riqueza del país y generar nuevos puestos genuinos de trabajo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad