5 de diciembre de 2015 01:13 AM
Imprimir

“Por qué suben la carne de pollo y la de vaca”

“Los 9 primeros meses trabajamos a quebranto y cayeron 3 empresas en el país”, explica Carlos Teruel, director de Indacor.

“La más conocida es Cresta Roja, pero todos hemos bajado la producción, porque se nos acabó la plata y no podemos afrontar nuestros compromisos”, dice Teruel.

Al haber menor oferta, el precio subió. En el primer semestre, ante la imposibilidad de exportar por el atraso cambiario, el pollo estuvo barato.

“Explíqueme usted cómo pueden valer 100 gramos de cereza 19 pesos, lo mismo de lo que valía un kilo de pollo faenado en góndola”, apunta Miguel Peinado, presidente de la Cámara Avícola de Córdoba.

Productor de huevos, asegura que el precio no se movió en el año, con las complicaciones que eso acarrea para los productores.

Teruel negó rotundamente que el precio suba “porque se esté anticipando una devaluación”. “Si no fuera por esta recomposición de precios, nos fundíamos todos en unos meses”, advierte.

Lo que sucede con los cortes vacunos es complejo. El aumento de la carne al público refleja lo que está pasando en Liniers.

El kilo vivo pasó de 20/22 pesos a 34 en dos semanas. “Seguramente la semana que viene tendremos el doble de aumento del registrado ahora”, advierte Daniel Urcía, de la Asociación de Frigoríficos de la Carne.

“El pollo estaba barato, totalmente atiborrado de producción que no se podía exportar y eso condicionaba el aumento de la carne”, explica.

Cuando el pollo empezó a subir, hubo elasticidad para trasladar a las carnicerías, con margen para trasladar los costos internos que llevaba absorbiendo la cadena, como salarios y energía.

“A eso, hay que sumarle que la oferta no es amplia, que estamos todavía reconstituyendo el stock de 2010 y que ahora hay mejores expectativas productivas”, agrega.

Eso significa que el productor apuesta a un animal más grande (el de exportación es el de 400 kilos, que no hay), empujado por granos baratos, lluvias y buenos pastos.

“No es especulación: es pensar en ser más eficientes… son consecuencias de la política ganadera de estos años”, dice Urcía.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Voz

Publicidad