9 de diciembre de 2015 12:38 PM
Imprimir

En Uruguay lanzan campaña contra enfermedad que afecta a cítricos

Uruguay busca mantenerse libre de HLB y previene.

Buscando mantenerse libre de Huanglongbing (HLB), conocido también como la enfermedad del brote amarillo —un problema ancestral de la citricultura—, Uruguay lanzó una fuerte campaña de concientización a turistas y locales, que se suma a la iniciativa: “Cuidá lo que tenemos”.

 

La enfermedad se distribuyó por varios países productores de cítricos de Asia y posteriormente, fue detectada en el continente africano constituyéndose en una de las enfermedades más serias en citrus (fue la causa de la desaparición de varias regiones productoras de naranjas y mandarinas de ese continente). El vector de transmisión es una bacteria psílido llamado Diaphorina que la transmiten los insectos desde árboles enfermos a árboles sanos.

 

Según explicó a El País Federico Montes, asesor en citricultura del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, se busca educar a turistas y uruguayos para que no ingresen materiales vegetales —sean plantas o yemas— que puedan ser vector de transmisión de la enfermedad, buscando preservar los 15.000 puestos de trabajo que hoy tienen la citricultura.

 

Montes explicó que se viene trabajando en diferentes componentes. “Para que nadie ingrese plantas cítricas, Uruguay debe proveerlas. Para eso está el Programa de Saneamiento y Certificación de Plantas Cítricas, un convenio entre el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), MGAP y el Instituto Nacional de Semillas (Inase)”, explicó.

 

En ese sentido, el Uruguay cuenta con material certificado, saneado y disponible para cualquier productor. “Ese es uno de los mojones fuertes para la prevención de la enfermedad”, sostuvo Montes. “Uruguay en este momento tiene 7 millones de plantas cítricas y largamos material para plantar 2,5 millones para los próximos años”, destacó el asesor ministerial.

 

A la vez, se impulsó una fuerte regulación de viveros. “Hoy los viveros en citricultura están bajo cubierta, con malla anti-insectos para que el vector de transmisión del HLB no entre a una planta. En la citricultura Uruguay producía a campo, con plantas a campo y hoy por hoy produce bajo cubierta”, explicó Montes.

La prevención también pasa por una vigilancia y buen diagnóstico de las posibles sospechas de la enfermedad y en eso también se viene avanzando.

 

El especialista en citricultura recordó que, más allá de la prevención, la mayor herramienta pasa por concientizar a la ciudadanía de la importancia que tiene la enfermedad y cómo cada uno puede colaborar para que no aparezca.

 

El sector tuvo una producción en esta zafra de alrededor de 300.000 toneladas de fruta y logró exportar en el entorno de 95.000 toneladas en un año muy difícil donde el clima castigó la producción.

 

En América del Sur, el HLB fue detectado en 2004 en San Pablo y el año pasado Argentina estuvo a los saltos con este problema. En 2005 destrozó la citricultura de Estados Unidos tras aparecer en la Florida. Cuba, Honduras, Costa Rica, Nicaragua y varios otros países la padecen y sufren sus consecuencias del flagelo sanitario

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Pais

Publicidad