10 de diciembre de 2015 15:21 PM
Imprimir

Campo recibe a Macri: precio local de la soja operó con dólar de $ 13

EXPECTATIVA A PARTIR DE HOY POR ANUNCIO DE NUEVO GOBIERNO DE ELIMINAR RETENCIONES Y BAJAR ALÍCUOTA

Los precios de la soja en el mercado local terminaron de incorporar las promesas de Mauricio Macri: en el mercado en pesos, el contrato disponible trepó ayer un 15,4% hasta tocar los $ 3.000 la tonelada. Así, sin modificar los derechos de exportación de la oleaginosa, la soja operó en el disponible descontando un dólar oficial de $ 13. Este número surge de llevar los $ 3.000 por tonelada de soja, valor al que cerró ayer, a u$s 225 la tonelada, que es el valor de paridad con el esquema actual de retenciones.

“Si se observa el ajuste disponible del MATBA (Mercado a Término de Buenos Aires), está u$s 30 más caro que el contrato de enero, para el cual no falta nada, y eso es porque multiplica por $ 9,7 y, enero por $ 13”, explicó Javier Buján, presidente de Kimei Cereales y de la Cámara Arbitral Bolsa de Cereales.

Esta suba en la soja en el mercado local simboliza el nuevo ciclo que empieza para el campo desde hoy, con la asunción de Macri.

La promesa en campaña (luego confirmada antes de asumir) de eliminar las retenciones para el maíz, trigo, cebada y carne, entre otros; de reducir la alícuota para los derechos de exportación de la soja del 35% al 30%; de quitar los ROE (Registro de Operaciones de Exportación) y unificar el mercado cambiario, llevando al dólar oficial a un valor más elevado que el actual, son medidas que el sector viene reclamando hace tiempo y en las que confía se traducirán en mejoras en la ecuación de la decisión de inversión rural.

Como contrapartida, el ciclo que se termina con el fin del Gobierno kirchnerista, en el que si bien creció la producción agropecuaria, no lo hizo en todo su potencial (según aseguran desde el sector), cierra una etapa en la que el campo llegó al punto máximo de confrontación con un Gobierno, tal como ocurrió en 2008, de la mano de la Resolución 125 que planeaba instalar las retenciones móviles.

A futuro, si bien los precios internacionales de la soja y sus derivados (principal rubro de exportación argentina) no parecen acompañar en 2016 el despegue del sector, el panorama luce alentador en lo local. Los planes de siembra de segunda (tardío) de la oleaginosa y, sobre todo, del maíz se van incrementando, como respuesta a una mayor liberalización del mercado.

También se espera que se liquiden los granos retenidos de cosecha vieja, que en el peor de los escenarios traerían entre u$s 4.000 millones y u$s 5.000 millones al país, según el designado ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile, y, en el mejor, alcanzarían los u$s 13.000 millones (según números que manejaba el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray).

De hecho, cuando se miran los números de los dólares ingresados en lo que va de 2015 por parte del complejo agroexportador surge que al 26 de noviembre se liquidaron u$s 17.848 millones en lo que va del año, un 20% menos que en igual período de 2014. Incluso, en la última semana sólo ingresaron u$s 42 millones por ventas al exterior, el monto más bajo de todo 2015, según datos de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) difundidos ayer. Aguantar hasta hoy, esperan en el sector, tendrá su premio: un valor más elevado del dólar oficial y retenciones más bajas (para la soja) o su eliminación (para otros granos) mejorarán la ecuación.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad