10 de diciembre de 2015 15:30 PM
Imprimir

La cosecha de trigo, hasta ahora, es de mala calidad

La cosecha triguera arrancó en la parte norte de la Región Núcleo y Este de Córdoba con fuertes indicadores negativos de calidad.

La cosecha triguera arrancó en la parte norte de la Región Núcleo y Este de Córdoba con fuertes indicadores negativos de calidad, bajísimo nivel proteico, escaso gluten y alta variabilidad de peso hectolítrico, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.

De acuerdo con el reporte de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), “los granos panza blanca y la baja proteína van de la mano de la escasa fertilización nitrogenada”.

“Se lleva cosechado un 20% y los resultados están en el rango esperado de 3700 kilos por hectárea. Pero la granizada y la diferencia entre planteos tecnológicos generan una amplísima variación de rindes”, dijeron los técnicos. Resta un 10% de soja de primera por sembrar y quedan pendientes lotes planos con encharcamientos, bajos anegados y las resiembras por granizo o asfixia de plántulas.

Las zonas más problemáticas son el sur de Santa Fe y sobre todo el sur-este cordobés muy afectado por el granizo mientras que “el maíz de primera crece espléndido en su etapa vegetativa: los cuadros se encuentran con 6 a 12 hojas según zona”.

“Por las excelentes condiciones de llenado de grano que tuvo el trigo no se esperaba una mala o regular calidad de grano. Pero los primeros análisis muestran porcentajes de proteínas que no llegan al 10%, gluten de 22 a 24% y pesos hectolítricos muy variables”, sostuvo GEA. Ocurre que a la escasez de nitrógeno aplicado y el “lavado” del suelo por las lluvias de agosto, se le sumaron las lluvias en las etapas finales del llenado, esta vez “lavando” las proteínas de los granos.

Días nublados y temperaturas frías generaron granos más “almidonosos”, conocidos como “panza blanca”: Los lotes cordobeses, antes de la granizada, eran los más prometedores de la campaña en cuanto a rindes. Ahora, los cuadros que fueron afectados por granizo presentan rindes de 1500 kilos por hectárea; en el centro sur de Santa Fe, los resultados son más uniformes con rindes de 3000 a 4000 kilos por hectárea “promediando los 37 quintales”.

Los especialistas de GEA consideran que hay un “tiempo de descuento para soja de primera” y que existe un 10% de los cuadros de la región destinados a soja temprana que están con serios problemas. Algunos esperan condiciones de piso para ingresar con las sembradoras pero en otros debe resembrarse por los daños de granizo o pérdidas de plántulas por anegamientos.

Hay una amplia variedad de estadios fenológicos en la región: Los primeros, sembrados en octubre, ingresan en la etapa de floración. Son muy pocos lotes y van seguidos por el 63% que sigue diferenciando hojas; el pelotón del fondo lo integran los lotes que recién “están emergiendo”, indicaron en GEA. El caso del maíz es diferente, con hojas sanas, temperatura y humedad acorde, el cereal temprano crece vigorosamente en la región núcleo.

Fuente: Ámbito Financiero

Publicidad