11 de diciembre de 2015 11:53 AM
Imprimir

Buryaile espera reunirse con Pray Gay para hablar de retenciones

Así lo indicó el flamante ministro de Agroindustria tras la jura realizada este jueves. El tema más acuciante para el formoseño es el de la lechería. El gobierno necesita que se comience a liquidar la soja para que ingresen al Banco Central unos 6.000 millones de dólares.
El nuevo ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, ratificó a la lechería como uno de los temas que más le preocupa por la situación que atraviesan las empresas del rubro frente a la caída de precios internacionales y las exportaciones.
 
Desde marzo de 2015 el gobierno saliente aplicó subsidios de 30 centavos por litro a pequeños productores tamberos, algo que Buryaile piensa en ampliar dentro del sector a otros de mayor escala. 
 
El ministro señaló que “el sector que más me preocupa es el sector lechero”, porque “está perdiendo plata y están desapareciendo productores. Es lo más urgente que tenemos en mi cartera”.
 
El funcionario analiza otras dos medidas como la asignación de créditos blandos a la industria para que capturen excedentes y mejoren los precios internos al tambero, de modo que se reduzca la sobreoferta de leche. También se espera abrir nuevos mercados de exportación para el rubro.
 
“Tengo que hablar con Alfonso Prat Gay, tendremos que tomar conocimiento de cuál es la realidad del Banco Central y hacernos cargo del Ministerio (de Agroindustria)”, dijo Buryaile en declaraciones a Radio Del Plata antes de la jura.
 
El ministro adelantó que a partir de la semana que viene, “vamos a estar sacando algunas resoluciones” y prometió realizar las primeras convocatorias a actores del sector agropecuario.
 
Durante la campaña electoral, el presidente Mauricio Macri había prometido reducir las retenciones a la soja y eliminar las del trigo y el maíz. Situación que sería formalizada en las próximas horas.
 
Sin embargo, desde el sector privado hay resistencia a liquidar la soja contendida de la campaña pasada a la espera de una devaluación. La contra cara de no producirse una modificación fuerte en el tipo de cambio sería la de reducir en más de 5 puntos las retenciones a la soja para incentivar a la venta del grano.
 
La urgencia está más relacionada con la cartera económica que con la agropecuaria, dada la coyuntura y la necesidad de divisas del gobierno, algo con lo que ya venía lidiando el kirchnerismo en los últimos dos años, respecto de la liquidación de granos a cuenta gotas.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Enfiteuta

Publicidad