12 de diciembre de 2015 00:25 AM
Imprimir

Más que un simple cambio de nombre: el nuevo Ministerio de Agroindustria tendrá por objetivo que el sector deje de ser un mero aportante de divisas

Cambio conceptual en el diseño institucional del macrismo

El nuevo Ministerio de Agroindustria del gobierno de Mauricio Macri –reemplazante del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca– tendrá facultades para definir políticas en todos los ámbitos del principal sector económico argentino.

Pero todas las decisiones se tomarán de manera coordinada en el marco de un “gabinete económico” que, además del ministro de Agroindustra Ricardo Buryaile, está integrado por Alfonso Prat-Gay (Hacienda), Francisco Cabrera (Producción), Guillermo Dietrich (Transporte), Juan José Aranguren (Energía y Minería) y Jorge Triaca (Trabajo, Empleo y Seguridad Social).

Entre las atribuciones que tendrá el Ministerio de Agroindustria –según lo indicado en el decreto 13/15 publicado hoy viernes en el Boletín Oficial– se encuentra la de “intervenir en la elaboración de las estructuras arancelarias, con la intervención de las áreas que correspondan, en el ámbito de su competencia”.

También podrá “intervenir en la elaboración y ejecución de la política de reembolsos y reintegros a la exportación y aranceles” y en “la definición de la política comercial en el campo exterior”, además de determinar “regímenes de precios índices, mecanismos antidumping y otros instrumentos de regulación del comercio exterior”.

También podrá tener a su cargo “la elaboración de los regímenes de promoción y protección de actividades económicas” agroindustriales, así como la “promoción, organización y participación en exposiciones, ferias, concursos, muestras y misiones en el exterior”.

Otra de las atribuciones que tendrá el nuevo organismo será la de asegurar la “normatización, registro, control y fiscalización sanitaria de alimentos” y la “fiscalización sanitaria de la producción agropecuaria, forestal y pesquera”.

La objetivo del Ministerio de Agroindustria en la política económica macrista es que el sector deje de ser un mero “aportante de divisas” para el resto de las actividades económicas para transformarse en un “motor de desarrollo” tanto local como provincial y nacional

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Valor Soja

Publicidad