12 de diciembre de 2015 02:27 AM
Imprimir

Campaña multimedia del INTA para visibilizar la agricultura familiar

Bajo la consigna "Somos La Tierra", el organismo presentó un libro con historias de pequeños productores; un CD con músicos que apoyan la temática, y una película

En lo más profundo de los territorios de la extensa geografía argentina; donde el agua abunda y donde es el bien más escaso; donde el clima es un aliado y donde es el principal limitante de los sueños productivos, manos de agricultores familiares construyen esperanza a diario.

Darle visibilidad pública al trabajo de ese sector es el objetivo con el cual el INTA lanzó la semana pasada, desde el Centro Cultural Kirchner, la campaña multimedia “Somos La Tierra”, compuesta por un libro que contiene historias de agricultores familiares, el análisis de especialistas y la opinión de organizaciones sociales; un CD con músicos que apoyan la iniciativa y la temática que trata la campaña (entre ellos León Gieco, Raly Barrionuevo, Bruno Arias, La Bruja Salguero, el Dúo Coplanacu y Peteco Carabajal), y por una película que retrata el trabajo de los agricultores en sus territorios.

“Algunos piensan, equivocadamente, que la agricultura familiar es sólo la agricultura de subsistencia o de auto consumo, pero es mucho más que eso: es aquella que provee buena parte de las verduras y de las hortalizas que llegan todos los días a las mesas de las ciudades; es aquella que está en el campo profundo, desde la Puna a la línea sur de Río Negro; que sobrevive a pesar de las inclemencias climáticas o de las cenizas de un volcán; la que está presente en los territorios; la que no ha emigrado a las ciudades. Su cualidad esencial es el arraigo a la región en la que se desarrolla; es parte de esa tierra”, dijo a LA NACION el director Nacional del INTA, Héctor Espina.

“Representa más del 65% de las explotaciones agropecuarias del país en tan sólo el 13% de las tierras cultivables disponibles “

“En la Argentina, la agricultura familiar está conformada por colonos, campesinos, minifundistas, chacareros, pequeños productores y pueblos originarios. Representa más del 65% de las explotaciones agropecuarias del país en tan sólo el 13% de las tierras cultivables disponibles y absorbe el 54% del empleo rural. Se contabilizan unas 220.000 familias rurales y periurbanas”, detalla Cora Gornitzky, del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar, en el libro que integra la campaña.

Juan Manuel Fernández Arocena, director Nacional Asistente del INTA, explicó que en el inicio del trabajo se proyectaron los viajes “en función de mostrar la diversidad de productoras y productores de la agricultura familiar; el mosaico de paisajes que los contienen; sus problemáticas; sus desafíos, y la variedad de los productos que ofrecen”. Añadió que se trabajó para mostrar la importancia del sector en la producción de alimentos y en la diversificación de las economías regionales. “Siempre tuvimos claro que queríamos mostrar la vinculación que la cultura popular tiene con la agricultura familiar”, destacó.

 

Y así, entre las historias que nutren la campaña “Somos La Tierra”, se hilvanan los saberes de Froilán Mamaní y de su compañera, Presentaciona Torres, que en Ocumazo, en plena Quebrada de Humahuaca, cultivan la quinua; con la valentía de los pescadores artesanales que desafían las bravas aguas del canal Beagle, en Tierra del Fuego; con el trabajo de los productores de frutas tropicales de Laguna Naineck, en Formosa; con la trashumancia de los crianceros de Chos Malal, en Neuquén, con arreos de hasta 20 días en busca de las mejores pasturas para sus chivos; con el trajinar diario de los integrantes de la Cooperativa 1611, que desde Florencio Varela producen frutas y hortalizas que llegan a las mesas del conurbano bonaerense y más allá.

“No se podría pensar en agricultores familiares manejando a control remoto sus actividades desde las ciudades. Esta es una agricultura con agricultores presentes; una agricultura con agricultores”, destacó Espina.

“Esta es una agricultura con agricultores presentes; una agricultura con

 

 

 

Puesta en valor

“Con esta iniciativa, desde el INTA se decidió poner en valor todo el trabajo de acompañamiento técnico y político a las organizaciones de la agricultura familiar. Ese acompañamiento comprende el desarrollo de tecnologías apropiadas; la implementación de políticas públicas para el fomento del empleo rural; la formación; la comunicación popular (a partir de las herramientas habilitadas por la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y de la instalación de radios rurales); la comercialización, con la creación de las marcas colectivas, y las discusiones en torno de temas tales como tenencia de la tierra, género y pueblos originarios. Entendimos que todas estas temáticas atravesaban a la agricultura familiar y eso se ve reflejado en el libro y en la película, materiales a los que podrán acceder todos lo que deseen adentrarse en este espacio del campo”, destacó Fernández Arocena.

 

Desde el INTA señalaron que hacia adelante, la campaña “Somos La Tierra” continuará con la presentación de los materiales generados en los diferentes lugares donde se realizaron entrevistas. “Se plantea que durante 2016 los referentes territoriales del INTA, junto con las organizaciones de la agricultura familiar puedan presentar el libro, el CD y la película en espacios y encuentros a definir por ellos”.

 

Si bien el cambio de autoridades en el nivel nacional genera cierta incertidumbre sobre el futuro, Espina fue optimista y dijo a LA NACION que más allá de los cambios que se aproximan “estoy seguro que el apoyo a la agricultura familiar se va a sostener. Ya estuve en contacto con el nuevo presidente del INTA (Amadeo Nicora) y con algunas de las autoridades entrantes en el Ministerio de Agricultura y así me lo transmitieron; incluso el nuevo ministro (Ricardo Buryaile) le aseguro al ministro saliente (Carlos Casamiquela) la importancia que la agricultura familiar tiene para el sector, tan es así que se mantendrá como Secretaría”. Y agregó: “En el período de gobierno que pasó se avanzó muchísimo en el fomento de la agricultura familiar y ahora se deben consolidar esos avances y trabajar aún más por las cosas pendientes. Sobre esas bases se construye”.

 

El material de la campaña “Somos La Tierra” puede descargarse en forma gratuita desde el sitio web del INTA; desde la dirección de facebook habilitada para el seguimiento de la campaña, y también se podrá adquirir en la librería del organismo, en Chile 460, Capital Federal.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad